La imagen conmueve profundamente. Es como una gota de esperanza en un mar de homofobia. El sábado pasado se celebró en México la manifestación del Frente Nacional por la familia, lo que equivale a miles de intolerantes que ocupan su tiempo en manifestarse en contra de los derechos de otras personas. Porque no se trata de que se estén manifestando para que su vida sea mejor. No. Se manifiestan para que la vida de otros, gais y lesbianas, sea peor. Para que no puedan ser considerados legalmente como familias ni puedan acceder a la adopción.

En la localidad de Celaya, Guanajuato, el fotógrafo Manuel Rodríguez captó a un niño de 12 años enfrentando a los manifestantes con sus brazos abiertos, como si intentara evitar que la marcha siguiera su curso.

“En principio pensé que el niño sólo jugaba”, explica el autor de la fotografía, quien posteriormente se acercó al niño para preguntarle sus motivos. “Tengo un tío que es gay y no me gusta que lo odien”, fue su respuesta.

Rodríguez agrega que el niño, quien se plantó ante una multitud de “poco más de 11 mil personas”, tiene aproximadamente 12 años.

Todo un héroe. Toda una esperanza.

 

3 Respuestas

    • Noemi

      No, no es un derecho adoptar, pero si es un derecho de los niños que sean adoptados por una familia que los quiera y los respete.

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies