Jugador de póquer profesional, comentarista de videojuegos, amante de la lucha libre y homosexual. A simple vista el perfil del norteamericano puede parecer poco convencional, pero lo cierto es que Jason Somerville es muy representativo de una realidad, la de los jugadores profesionales (gamers), que no sólo existe sino que gana terreno a pasos de gigante en el mundo del ocio y entretenimiento.

Cualquiera de las características sobre Somerville que hemos citado le habría convertido en un “bicho raro” hace no tantos años. Sin embargo, este neoyorquino de 28 años es el espejo de una nueva generación que está revolucionando el mundo del ocio de los últimos tiempos.

Jason Somerville es uno de los jóvenes talentos que ha surgido con la popularización del póquer online. Experto jugador de videojuegos, se pasó al juego de naipes atraído, como muchos otros, por una mayor profesionalización y beneficios económicos. En poco tiempo se convirtió en uno de los mejores jugadores de póquer del mundo, especialmente online.

En 2012, en una cuidada publicación hecha en su blog personal, Somerville hablaba sobre su homosexualidad y manifestaba su extrañeza porque una comunidad tan heterogénea como la del póquer no tuviese prácticamente ningún jugador abiertamente gay. De entre todos los profesionales de “high-stakes” (las partidas con apuestas más elevadas) –la élite del póquer-, tan sólo se conocía la homosexualidad de la jugadora Vanessa Selbst.

Somerville recibió el apoyo de personajes conocidos como el bloguero Perez Hilton y, aunque hasta el momento él y Selbst son los únicos jugadores de póquer que se sepa que son gais, el anuncio que el joven hizo sobre su sexualidad fue acogido con total aceptación y normalidad por un sector acostumbrado a la diversidad. Somerville escribía: “No estoy seguro de por qué es, y desde luego que cada uno puede ser lo abierto que quiera sobre su vida personal, pero de ahí a que no haya ningún hombre abiertamente no heterosexual en el mundo del póquer de alto nivel es algo… malo. Arcaico. Refleja una comunidad que no se abre a todo el mundo, cuando la realidad es que de hecho somos una de las comunidades más abiertas que existen”.

jason-somerville2_pro_narrow

De hecho, no es de extrañar que dos de los mejores jugadores de póquer del mundo sean homosexuales. La presencia LGBT en el mundo del juego o ‘gaming’ es mucho mayor de lo que se ve en los grandes medios de comunicación. El juego online ha permitido que cualquier persona pueda participar desde su casa, con la seguridad y el anonimato que eso implica; esto hace que sea una práctica en la que cabe todo el mundo y cada uno puede ser sí mismo sin tener que someterse a ningún tipo de juicio. Los conocidos como ‘e-sports’ no cuentan con un único perfil sino que cualquiera que tenga una conexión a internet puede ser un jugador en potencia.

Es cierto que el mundo del juego no es del todo igualitario; entre otras cosas, sigue habiendo muchos más hombres que mujeres que juegan a póquer, y  a menudo vemos videojuegos claramente sexistas y discriminatorios. Sin embargo, tal y como se detalla en este artículo de IGN, hay un gran número de ejemplos de relaciones homosexuales o personajes LGBT en este mismo sector. La comunidad gay es tan grande en el mundo del juego, que incluso se ha acuñado el término ‘gaymer’.

Jason Somerville es uno de estos gaymers, un modelo para muchos jóvenes aunque más por sus méritos profesionales que por su sexualidad. Además de ser un jugador de éxito que ha ganado millones de dólares en premios, Somerville también está rompiendo récords como comentarista e instructor.

En Run It Up Somerville enseña a jugar y comenta sus partidas de póquer; su programa es el número uno en su categoría y el pasado 7 de septiembre fue lo más visto en Twitch con 37.434 espectadores. Lograr ser lo más visto en esta plataforma de retransmisión de juegos, aunque sólo sea por un día, es todo un logro para los gamers, ya que estamos hablando de un servicio que cuenta con 180 millones de visitantes únicos al mes.

A los seguidores de Somerville poco les interesa su vida privada. El norteamericano es conocido por sus éxitos y habilidades, y no por ser “el jugador de póquer gay”. Aún así, desde que hablase públicamente de su homosexualidad en 2012, se le ha podido ver apoyando varios actos relacionados con el colectivo LGBT como, por ejemplo, el estreno del documental sobre el matrimonio homosexual Bridegroom de Linda Bloodworth Thomason. El simple hecho de que se sepa que uno de los máximos exponentes del juego online es gay, supone todo un ejemplo para miles de jóvenes y para otras disciplinas o deportes en los que parece que todavía estamos lejos de encontrar personajes como Somerville.

Jason+Somerville+Bridegroom+Premieres+NYC+_VJLgW3tHeOl

 

Jason Somerville - Run it UP! infographic

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies