Esta historia demuestra que ni todas las familias somos iguales, ni tenemos los mismos derechos. Depende de quién seas se te aplica una ley u otra. Una es la escrita y la otra es la del embudo. Vaya, que hacen lo que les da la gana y pretenden que nos quedemos con la boca cerrada.

Esta historia es la historia de Esther, Cristina y su hijo, que nacerá en los próximos días.

Están casadas, como exige la ley (primera discriminación), han acudido a una clínica de fertilidad, como exige la ley, (segunda discriminación) y ahora les piden en el Registro Civil de Murcia un papel donde diga que una de las mamás forma parte del proceso en una clínica (tercera discriminación). A las parejas heterosexuales no se les pide estar casadas, ni en caso de infertilidad acudir a una clínica ni mucho menos justificar ante el Registro civil su paternidad ni su deseo de formar parte de esa familia.

Esther Nevado (@esthernevado) ha relatado en Twitter la historia, lo que la convierte en tremendamente visual y muy fácil de entender. 

La asociación ASFAGALEM, a la cual pertenece esta familia, ha iniciado un campaña en Change.org para denunciar esta situación que no ocurre en otras localidades cercanas y que Murcia hace una interpretación de la Ley que discrimina más si cabe a las familias de mujeres lesbianas. Hace ya meses que Mª José y Brenda llevaron a cabo una acción similar y lograron que “el papel” de la clínica ya no fuese obligatorio para todo el territorio nacional.

Os dejamos un vídeo que refleja la situación surrealista que vivimos las familias homoparentales cada vez que acudimos a los registros civiles.

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies