Yo soy madre, mi mejor amiga está en proceso, y una pareja de amigas que se casó el año pasado quiere ponerse en campaña de maternidad después del verano. ¿Es idea mía o asistimos a un baby boom lésbico?

Si lo estás pensando, si deseas hacerlo a futuro (en este caso lee este artículo sobre por qué las lesbianas debemos preserva nuestra fertilidad) o si estás en pleno proceso de investigación, te lo ponemos fácil. Te contamos aquí cuáles son todas las posibilidades que tenemos de ser mamás.

VER: Cosas que pasan cuando eres la «madre masculina»

Básicamente son dos: la adopción y la reproducción asistida. Dentro del segundo grupo nos encontramos con una amplia gama de posibilidades. Hemos preguntado a la clínica lesfriendy Ovoclinic (está en Madrid, Barcelona, Málaga, Marbella, Ceuta y Milán) y nos ha explicado las técnicas a las que las mujeres lesbianas podemos acceder para buscar un embarazo:

Inseminación artificial

Es la técnica más sencilla, indolora y rápida. Consiste en introducir semen proveniente de un banco de esperma en el útero a través de una cánula el día que estamos ovulando.

La inseminación puede ser en ciclo natural o tomando hormonas para estimular la producción de más óvulos y así tener más posibilidades. En mujeres lesbianas se indica hasta los 38-39 años.

Fecundación in vitro

Aquí tenemos que someternos a estimulación ovárica, entre 10 y 14 días, para generar el máximo posible de óvulos. Cuando estos ya están maduros vamos a quirófano, nos sedan y nos extraen los óvulos que se fecundan en el laboratorio, con semen de donante. Si todo sale bien los embriones se van desarrollando y al 3º o 5º día nos transfieren uno o dos embriones, según queramos. Este tratamiento tiene una tasa de embarazo más alta que la inseminación artificial. Infórmate en este link.

Método ropa:

El tratamiento de reproducción asistida preferido por parejas de lesbianas. Pueden realizarlo las parejas que estén casadas. Una de las futuras mamás aporta el óvulo (viviendo los mismos pasos que una fecundación in vitro) y la otra mamá lo gesta en su vientre. Es hasta ahora lo más parecido a un hijo biológico de las dos.

Ovodonación:

Cuando el óvulo de la mamá o mamás no es de buena calidad, podemos acceder al óvulo de una donante. Ovoclinic a través de un sofisticado proceso busca el óvulo de la donante que más se parece a nosotras. Ese óvulo se fecunda con semen de donante y posteriormente el embrión se transfiere a nuestro útero o el de nuestra pareja.

Embriodonación:
Es muy similar al anterior, la diferencia es que en lugar de recibir el óvulo de una donante, recibimos el embrión de una donante. Ese embrión formó parte del tratamiento de una mujer o pareja que decidió no tener más hijos y donar los embriones que mantenían congelados. Se busca el que es más compatible con nosotras en todos los aspectos.

Adopción:

Las parejas de lesbianas tenemos los mismos derechos para adoptar niños en España que una pareja heterosexual, por lo que la adopción es sin duda una de las maneras más gratificantes de convertirse en mamás. El problema son los años de espera para poder optar a un niño. En esta revista entrevistamos a una pareja de chicas que adoptó un niño de 2 años. Puedes leer su testimonio aquí.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.