Tal vez has llegado hasta este artículo esperando que te hablaría de los regalos materiales que más fascinan a los pequeños de hoy.

Pero no. Este artículo trata de algo más importante e intangible: de esos regalos  que les acompañarán para toda la vida y les harán la vida infinitamente más hermosa y fácil.

He seleccionado cuatro de esos presentes, por su trascendencia en la vida y por lo fácil y económicos que son:

Autoestima

Como decía recientemente Punset en su blog, ¡nuestro estado de ánimo de hoy no depende tanto de las exigencias y las circunstancias del ambiente que nos rodean, ¡como de nuestra autoestima! Del amor y respeto que nos tengamos a nosotros mismos.

Muchas veces, cuando aquejamos de que no somos queridos por los otros, de que la vida nos decepciona constantemente o de que nunca somos elegidos, no estamos viendo del todo la realidad, sino proyectando lo que sentimos hacia nosotros mismos: si ahondamos más allá descubriremos que en alto grado quien no nos elige somos nosotros, quien nos hace sentirnos abandonados somos nosotros mismos.

padre-e-hijo

¿Cómo dotar a nuestros hijos de autoestima? El ser cariñoso, verbal y físicamente, con nuestros hijos, se ha demostrado como uno de los protectores de la estima personal y del apego sano. Paralelamente, el amar a nuestros hijos incondicionalmente (lo cual no tiene nada que ver con regañarles a tiempo o darles refuerzos negativos cuando corresponda) les hará amarse incondicionalmente a sí mismos. El definitiva, el amor y el cariño que llegan de nuestros referentes se introducen y se trasmutan en el amor que sentimos por nosotros mismos.

Resistencia a la frustración

relación-padres-e-hijosCuando eres adulto, las frustraciones son muchas. Una persona con alta resistencia a la frustración acepta más naturalmente lo que la vida le va dando, y sufre mucho menos por lo que no tiene. La persona con baja resistencia a la frustración sufre a menudo de insatisfacción crónica. Sus logros nunca son suficientes. Siempre hay algo que no pueden comprar, que no les da tiempo o algo de lo que arrepentirse.

A menudo pecamos de evitarle cualquier frustración a nuestro hijo. Por ejemplo, le damos de comer siempre su comida favorita, le damos el pecho a demanda hasta los 3 años, le compramos todos los accesorios de Spiderman o Violetta porque todos sus compañeros del cole los tienen, etcétera. A veces nosotros mismos sufrimos más las insatisfacciones de nuestros hijos que ellos mismos, por lo que preferimos buscar desesperadamente su satisfacción eterna. Sin embargo, no regalarles todo lo que piden o explicarles que cada día se come lo que haya, son frustraciones a corto plazo que les harán resistentes a largo, y les dará un arma inquebrantable ante las adversidades: la paciencia.

Autonomía

imagesQué común es que hijos de padres o madres que odian cocinar sean buenos cocineros y viceversa. O que personas muy ordenadas tuvieran padres muy desastrosos. ¿Por qué ocurre este tipo de cosas? Porque cuanto más haya tenido que “sacarse las castañas del fuego” una persona en la infancia respecto a un aspecto de la vida, más capaz es de adulto de resolver aspectos parecidos. Se trata de llevar a cabo con nuestros hijos el dicho de “no les des peces, enséñales a pescar”. Los peques disfrutan muchísimo cuando hacen una labor de adulto como recoger la mesa o hacer una ensalada. Para ellos todo es un juego, por lo que es, a través del juego, como podemos ayudarles a ser cada vez mas autónomos. De mayores nos lo agradecerán.

El mundo

¿Cómo darles el mundo? Es más fácil de lo que parece. Viajar, conocer  otras maneras de vivir, otras costumbres, otros idiomas desde pequeños no sólo les abrirá la mente, sino que les permitirá moverse por el mundo “como Pedro por su casa” cuando sean grandes. Un niño que viaja a otros países de pequeño o tiene familiares en otros países, se siente más capaz, cuando llega a adulto, de vivir un tiempo en el extranjero si un trabajo o un deseo personal de hacerlo, lo requieren. Por otro lado, hacerles aprender idiomas desde pequeños les facilita el aprendizaje de nuevos idiomas de adultos y potencia su memoria y capacidad de asociación. En definitiva, viajar y estudiar idiomas les hará internacionalmente competentes cuando sean mayores de edad, y eso les facilitará mucho la vida, laboral, intelectual y espiritualmente.

Rocío Carballo.

Psicoterapeuta presencial y online.

www.rociocarballo.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies