Ha escalado a lo más alto del mundo del arbitraje. Y desde ahí le ha dicho al mundo que es gay.

Es más, sus palabras, para el diario germano Blink, han sido rotundas: “Sí, soy gay. ¿Y qué?”

Pascal Erlachner, de 37 años, afirma que sale del armario porque la homosexualidad es todavía un tabú y es hora de cambiar eso. “Quiero que mi salida del armario contribuya a avivar el debate público. Si no hablas de algo, se estanca. Y ese estancamiento significa retroceso (…) Para mi y mi entorno ser gay es algo normal. Me encuentro fuerte, tengo una relación maravillosa y una gran familia. Me siento cómodo arbitrando y tengo grandes compañeros. A la gente a la que le gusto, le gusto como soy, sin mas. En fin, me siento con suficiente confianza”

Pascal fue anteriormente jugador de fútbol y profesor de deporte en un colegio. Conoce muy bien este mundo y sabe que habrá reacciones agresivas a sus palabras.

A los que ya le recriminan que la sexualidad es un tema privado (como si los heterosexuales hubieran tenido nunca que plantearse exponer u ocultar su sexualidad) les responde que “hay muchas personas sufriendo por ocultar su homosexualidad. Sobretodo en el fútbol. Si mi experiencia sirve para ayudar a un solo jugador o árbitro, me compensa”.

Pues sí, no es tan difícil de entender.

Parece que algo está cambiando en el mundo del fútbol. Sin duda, ya era hora.

Sobre El Autor

Oveja Rosa es la primera revista para familias homoparentales en Europa y América Latina. Un espacio de encuentro y de información para familias diversas, para lesbianas y gays que buscan tener hijos y/o ya los tienen.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies