Tener hijos es un acto de altruismo y dedicación enorme, y a la vez supone una de las experiencias más fascinantes y determinantes de la vida. Es, por lo tanto, una entrega que se compensa con creces, pero no deja de ser una entrega de algo que no vuelve. De una independencia y una libertad de movimiento que cambia para siempre.

Respóndete a ti mismo/a con estas preguntas y sabrás cuán preparado estas para tener hijos:

¿Tienes unos horarios organizados?

¿Sueles tener mas o menos los mismos horarios para dormir, para comer, para pasear, etc, todos los días? ¿O cada día de tu vida es una aventura?

Porque tu niño necesita tener unos hábitos estrictos los primeros años de su vida. Tu hijo o hija necesitará rutinas, para poder organizarse en el tiempo en el futuro, para prevenir afectaciones como ansiedad o déficits de atención, etc. En definitiva, los hábitos bien establecidos en el tiempo son buenos para todo. Y cuanto más pequeño es el niño, más. Si tu vida es muy desorganizada, date un tiempo para encontrar tu  equilibrio antes de tener bebés o adoptar.

¿Tu deseo de tener hijos es rotundo y personal? ¿Nace de dentro o de fuera?

padre gay

Para responder a esta pregunta tienes que ser muy autocrítico y sincero contigo mismo. Muchas veces el deseo de tener hijos no viene de dentro, sino impulsado desde fuera:

  • Porque es la ilusión de tu pareja, aunque tu nunca has querido,
  • o porque estas obsesionado porque se te “pasa el arroz” y es ahora o nunca, aunque en el fondo sientes que no es tu momento,
  • o porque crees que hay que tener hijos porque es lo que hace todo el mundo y quieres que tu vida sea “normal”

Tener un hijo no es una decisión que se pueda tomar de modo impulsivo y de la que puedas arrepentirte. Si sientes que es un deseo real y profundo, no causado por presiones sociales o pesos externos, ¡Es tu momento!. Si el influjo viene de fuera, asegúrate de que tu decisión es reflexionada.

¿Tienes el tiempo y el espacio?

hombres-con-sida-podrian-tener-hijos-sanos-300x350No es cierto que tengas que ser multimillonario para tener hijos. Un niño o niña no necesita de miles de juguetes ni de miles de accesorios. No te dejes engañar por la industria de los productos para bebés. Aunque si necesitas una estabilidad económica mínima, que no convierta tu vida en una carrera contrareloj.

Por encima del dinero, tu hijo necesitará de tu tiempo, y de un espacio más o menos adaptado, para poder tener unas rutinas y hábitos ordenados, como decíamos en el primer apartado. Si es posible, es interesante que desde el principio tenga su propia habitación, donde ir desarrollando su propia individualidad.

¿Estas queriendo tener un bebé para rellenar un vacío?

Jamás funciona. Muchas veces se tiene la expectativa de que un hijo va a llenar todos los vacíos, todas las experiencias de abandono y todas las carencias de nuestra vida. No es cierto. Un hijo nunca cumple todas nuestras expectativas.  Nos llena, pero no de forma eterna ni compensatoria. Solo tú, con tu bagaje en la vida, tu madurez y tu paz interior, puedes llenarte a ti mismo.

Es importante que no tengas a tu hijo por necesidad. Sino por amor.

Familia

Rocío Carballo

Psicóloga Psicoterapeuta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies