Hay películas que sobrepasan el género LGBT y llegan masivamente al público. Sólo con leer la sinopsis y ver el casting sabes que estás ante una película que debe verse tarde o temprano.

Este es el caso de Dioses y monstruos, Bill Condon 1998. Un director con una trayectoria, digamos, “especial”, ya que se inició con una secuela de terror Candyman 2 y tras Dioses y monstruos su segundo largometraje ha seguido un camino titubeante entre dramas y secuelas de Crepúsculo un tanto desconcertante pero sólo por este film vale la pena recordarlo.

Dioses y monstruos. Sinopsis.

Relato de los últimos días de vida del realizador James Whale, autor de Frankenstein. En principio su única compañía en esos momentos es su ama de llaves, pero pronto entabla relación con su nuevo jardinero, un apuesto joven al que confía su historia en el Hollywood de los años 30 y por el que se sentirá irresistiblemente atraído.

Análisis

diosesy1Dioses y monstruos cuenta la historia de dos personas que aparentemente no tienen nada en común pero que tuvieron la suerte de cruzarse en el camino. McKellen como ex-director de cine y Fraser como su nuevo jardinero. Así comienza una de las mejores películas de los 90.

Si por una parte el personaje interpretado por Ian Mckellen llega a resultar odioso y realmente sientes hasta vergüenza ajena  (es doloroso ver cómo pierde el norte el pobre anciano y cada vez está más senil), en  sus intentos seducir al semi-dios Brendan Fraser.La película trata distintos temas como el amor, la amistad, la confianza… y todos ellos se engloban en el título Dioses y monstruos porque al fin y al cabo, todas las personas tenemos nuestras luces y nuestras sombras, los monstruos son los que James Whale creó a partir de sus monstruos y miedos  personales.

James y Clayton, personas tan opuestas, logran un nexo de unión tan poderoso porque en el fondo los dos están solos. Por encima de prejuicios, a medida que avanza la película la relación de amistad se hace cada vez más estrecha llegando al clímax final donde los dos se derrumban dejando a la vista del espectador los miedos de los protagonistas.

vlcsnap-2011-03-02-19h11m26s88

Cabe decir que para mí es evidente que Ian McKellen y su sirivienta Lynn Redgrave están inmensos, de hecho ambos estuvieron nominados al Óscar ese año, se lo merecían sin duda alguna, pero para mí está tan bien, o como mínimo a la misma altura, el otro protagonista Bredan Fraser. Como mínimo se merecía una nominación al Óscar también. Está perfecto haciendo de jardinero bastorro de pueblo y desde luego borda su personaje. Pero como siempre en el cine los chicos guapos tienen que hacer de homosexual, de paralítico o de tartamudo/epiléptico/parapléjico para que se les tome en serio. Brendan Fraser hace un papel inmenso y es un actorazo que como siempre tendrá que esperar a tener barriga cervecera y cara de perro pachón para que le nominen a cualquier premio serio. Es el precio que hay que pagar por ser guapo…

Magnífica la secuencia en la que ambos comienzan a tontear y lanzarse indirectas mientras se fuman un puro. Genial la última media hora donde Brendan Fraser se ve obligado a quedarse la última noche en casa de Ian McKellen, hay tantos detalles que te hacen disfrutar de cada segundo de ese momento, porque sabes que todo está llegando a un fin inexorable y te identificas con ese pobre jardinero que encima de estar en esa encerrona de un viejo verde salido, el pobre intenta sacar su lado más humano ayudando en todo momento a su señor.

Supongo que poco tengo que descubrir sobre este filme ya un clásico que quien más quien menos habrá visto, pero desde luego quien no lo haya hecho descubrirá una película de esas que se te quedan grabadas independientemente de que te guste el LGBT o el TGBL, ya que en este caso el trasfondo del filme es muy muy superior al simple hecho de que James Whale sea homosexual.

Por último, destacar ese final. Brendan Fraser simulando a Frankestein bajo la lluvia y fundiéndose a blanco y negro, ¡qué grande! Y qué manera tan bonita de cerrar una historia en el fondo terrorífica pero contada desde un punto de vista del romanticismo, de la amistad, de la pasión, del cine.

Carlos Dueñas

@carloscerone

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR