Hace tiempo que la homofobia ha perdido la vergüenza, -junto con la xenofobia y el machismo-. En la última década reirse de colectivos desfavorecidos se ha puesto de moda y, junto a los viejos dinosaurios están sus cachorros. Es el caso de Eduardo Bolsonaro, que forma parte del gobierno de su padre -tampoco hay reticencias a la hora de hacer selecciones a dedo- y constantemente hace alarde de su falta de empatía con el Amazonas, de su amor a las armas y de su desprecio al colectivo LGTB.

Eduardo, diputado federal, vio super gracioso -madre mía, de tal palo tal astilla- ponerse una camiseta con las letras LGTB en su twitter para alardear de homofobia y de paso promocionar a su admirado Donald Trump -Dios los cría y ellos se juntan-.

L de Liberty -sí, claro-, G de guns -muy original-, T de Trump y B de Bolsonaro.

“El concepto LGBT fue actualizado con éxito por un ecuatoriano que vive en Argentina y me regaló esta camiseta aquí en Brasil”. «¿Te gustó?».El caso es que a 12.000 personas si les gustó, como dejaron claro en sus Me Gusta. Y es que el odio llama al odio.

Lee también Las bodas LGTB se multiplican ante la llegada de Bolsonaro

William De Lucca, activista LGTB, se atrevió a criticar al diputado y se refirió a su twitt con un «ni Freud lo explicaría».

"El malabarismo que estos tipos tienen que hacer para obtener un LGBT en su camisa es impresionante", dijo William De Lucca, activista de la comunidad sexo diversa

 

Desde que los Bolsonaro están en el poder la violencia y los crímenes de odio se han multiplicado hacia la comunidad LGTB.

Amplia tu lectura: El secretario de cultura de Brasil renuncia a su cargo como queja ante la LGTBfobia del gobierno

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.