Siempre he sido partidaria de que los cambios suelen ser para mejor, y como en el mundo de las bodas también ocurren, hoy quiero romper una lanza a favor del vídeo de boda, que ya nada tiene que ver con los de hace no más de cinco años, los cuales sólo emocionaban a los novios y después de cuarenta minutos, lo que conseguías es tener a tus amigos jurando para sí mismos que nunca más volverían a tu casa.

El día de tu boda te darás cuenta de cómo se te pasará volando y estarás tan feliz que tendrás la sensación de estar como en otro plano, y procurarás guardar  momentos en tu retina que luego saborearás con calma. Pero siento decirte que ni podrás recordarlo todo ni podrás estar en todos los sitios a la vez, por lo que si tienes la oportunidad de reflejar esos momentos, sensaciones y sentimientos para recordarlos siempre, no te lo pienses y contrata un buen realizador de vídeo.

Aún muchas parejas reniegan del vídeo de boda sin tan siquiera haber visto lo que hoy día hay en el mercado, y siempre les insisto en que es un error, porque actualmente hay profesionales muy buenos que han sabido reinventarse ellos y  el concepto del vídeo, aplicándole a su formación audiovisual otras como televisión, cine, moda, márketing o publicidad, lo que hace que la tradicional y eterna grabación haya dado paso a formatos mucho más modernos, con técnicas novedosas tanto de descripción como de edición que te dejan con ganas de ver más.

Son vídeos que realmente consiguen transmitir toda la emoción de ese día, ya no hay tomas simples y sin espíritu, y las mezclas que pueden llegar a hacerse son realmente impresionantes. Incluso hay cámaras que graban en 4K, con una nitidez pasmosa y ciertamente  parece que estés viendo el tráiler de una película.

Las grabaciones actuales tienen características muy prácticas, como la posibilidad de hacer dos versiones diferentes del mismo día, una un poco más extensa porque quieras que aparezcan completos ciertos momentos específicos, y otra que resuma tu boda con la misma intensidad, emoción y alegría pero de mucha menos duración. Además, disponemos de la ventaja de poder subir estos vídeos a plataformas específicas que existen en la red y de esta manera compartirlo con todos los invitados, tanto con los que vivan cerca como con aquellos que no pueden ir a verlo sentados en tu sofá.

Para terminar de borrar las dudas que tengas sobre lo que han cambiado los vídeos de boda, echa un vistazo a la web http://www.videografosdebodas.com donde encontrarás cientos de grabaciones que te emocionarán, te harán reír, te transportarán a otros lugares y te harán soñar con tu día ideal.

Pero aun así, piensa que si te decides por recordar tu boda en un vídeo, al igual que tú, deberá ser a tu estilo, ya sea más clásico, más gamberro, divertido o sensible, y que sobre todo guarde un trocito de tu vida y de tu felicidad por siempre.

 Mac&Bell, bodas a tu estilo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR