Patricia y Kimberley O’Neill decidieron hace más de cuatro que querían ser madres y formar una familia. En ese momento, como muchas otras familias LGTBI, comenzaron a buscar alternativas posibles para ellas. Pero esa parece una historia común y no es lo que nos trae esta noticia.

Parece que se está poniendo de moda hacerles fotos encantadoras a nuestros bebés en los primeros días de vida porque son como cachorritos adorables que nos roban el corazón y Patricia y Kimberly también querían tener el recuerdo del milagro de la vida convertido en su hija, London. Pero ésto tampoco las convierte en noticia.

La noticia es que estas dos mamás querían un recuerdo de su pequeño milagro y su recuerdo se ha hecho viral en redes sociales. Han tenido que pasar cuatro años, siete in-vitro y tres abortos para conseguir que London esté con ellas e, increíblemente, han guardado todas y cada una de las más de 1.600 inyecciones que utilizaron para conseguirlo. Samantha Packer es la autora de la foto y la modelo es London O’Neill, de tan solo dos semanas, envuelta en un fular arcoíris y rodeada por las 1.616 agujas que utilizaron en las FIV (fecundación in vitro) necesarias para que llegase a nacer.

El pie de foto dice “4 años, 7 intentos, 3 abortos y 1.616 agujas.” Desde luego, podría dar muchos nombres de amigas que se sentirían identificadas en ese proceso. Samantha recibió la idea de las madres de querer hacer algo con todas y cada una de las jeringas utilizadas en estos cuatro años y se le ocurrió esto.

Sabía que quería hacer un corazón para simbolizar el amor, a pesar de que estaba usando algo doloroso en su viaje para crearlo. Mi idea inicial fue una hilera de agujas muy ordenadas que apuntaban hacia adentro para crear el corazón. Sin embargo, cuando aparecieron con dos cajas enormes, mi plan tuvo que cambiar un poco.

  

Mantuve el corazón y el concepto de apuntar hacia adentro, pero luego tuve que poner capa sobre capa hasta que finalmente dejé el resto en el exterior del corazón para que todos pudieran estar en la imagen. Me siento honrada de que todos mis clientes confíen en mí para capturar estos recuerdos que nunca podrán capturar nuevamente. Me sentí especialmente honrada con esta familia ya que este era su bebé milagro. Fotografío a muchos bebés arcoiris, bebés que nacen después de la pérdida o el aborto.

No han dejado de recibir comentarios desde que se publicó y tanto Samantha como las mamás (Patricia y Kimberly) reciben miles comentarios sobre la fotografía, sobre el arte y la sensibilidad y sobre lo duro del proceso pues, entendemos, muchas mujeres se han sentido identificadas tanto en el dolor del proceso como en la felicidad de la consecución de su pequeño milagro, llamado London. 

Ha sido genial ver a algunas mujeres que dicen: ‘Nos estás dando esperanzas de superar esto’. Porque realmente lo necesitas.

A veces, cuando estás sola, necesitas saber que alguien ha podido llegar allí, y que también han tenido problemas. Tienes que perseverar a través de ellos.

Puedes leer más declaraciones en la Revista People.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies