Que la homofobia no tiene base ni sentido ya lo sabemos. Y es algo que Amnistía Internacional no se cansa de denunciar.

Esta vez AI junto a la agencia TBWA han recurrido a una tortuga supuestamente “gay” para mostrar al público internacional las supersticiosas y prejuiciosas reacciones de los compradores que se acercaron en busca de una mascota a una tienda de animales en Turquía, país desgraciadamente protagonista de muchos actos de odio homófobo recientes.

La campaña #GayTurtle, cuyo mensaje es “El amor es amor. El odio es la elección muestra a algunos compradores preguntando si es contagioso o negándose a llevarse la tortuga “pervertida”.

Parece ser que el público general de dicha tienda considera que ser homosexual es antinatural, mientras que sacar a un animal de su hábitat y meterlo en una casa aislado de sus congéneres es de lo más natural del mundo. Una pena.

Fuente: Chueca.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR