Si el titular suena mal, la historia suena peor.

Una pediatra que se niega a atender a una pequeña recién nacida solo porque pertenece a una familia homoparental, solo porque tiene dos mamás.

La historia sucedió en el estado de Michigan en Estados Unidos. Cuando las madres, Jami y Krista Contreras, quisieron llevar a la recién nacida a su revisión, la médico, al ver que se trataba de una pareja de lesbianas, se negó a atenderla.

Lo más sorprendente del caso es que la ley del estado norteamericano ampara la decisión de la pediatra.

Ellas la denunciaron, no obstante, más tarde comprobaron que la ley sí permitía a la licenciada en medicina negarse a atender a la menor. La única respuesta que obtuvieron en ese momento fue la de otro médico que les aseguró que dicha pediatra “rezaba por ellas”.

Esta experiencia tan desagradable ha llevado a Jami y Krista Contreras, junto a sus dos hijas, a unirse a la campaña “Beyond I Do” (más allá de lo que hago), para que la gente tome conciencia de que todos los derechos no están conseguidos, y la comunidad LGTB para nada tiene los mismos tratos que los heterosexuales.

Liza Sherman, presidenta de la organización Ad Council, denuncia que las parejas lesbianas y homosexuales pueden ser despedidos de su trabajo, desalojados de sus casas o les pueden negar el acceso a servicios de salud. Sherman explica que el objetivo de la campaña ‘Beyond I do’ es “contar historias reales de discriminación”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies