“¡Mamá / papá, por favor!, prometo cuidarlo y amarlo siempre”, este es un ruego clásico de la infancia, y es que cuando no hay un animal en casa es común que, llegada cierta edad, los niños pidan una mascota. Tener una mascota en casa es una de las mejores decisiones que puedes tomar.  Ya hemos hablado de los beneficios de vivir con animales. Pero ¿cómo saber si están listos para esa responsabilidad?, ¿cómo determinar si el deseo es real o producto de alguna moda?, y más importante aún ¿qué especie será la indicada para tu hijo?, son muchas las dudas, por eso  te ofrecemos algunos consejos útiles para que sepas cómo elegir la mascota ideal para un niño.

  • En primer lugar es importante que sepas que aunque tu pequeño prometa cuidar al animalito, en determinados momentos la responsabilidad también recaerá sobre ti, por eso debes saber que tú también necesitarás tiempo disponible para que, ante cualquier distracción de pequeño, te hagas cargo de la mascota.
  • Antes de elegir alguna especie es necesario saber por qué el niño quiere ese animal y no otro, ¿por qué un gatito o un perrito?, ¿realmente siente empatía con ese animal o es que algún amiguito tiene uno y él lo desea también?. Una mascota requiere atención, cariño y sobre todo dedicación, es necesario que tu hijo esté dispuesto a asumirlo y que no lo vea como algo pasajero que podrá cambiar si se aburre.
  • Es importante que la mascota se adapte también al estilo de vida y necesidades de la familia: por ejemplo un perro grande requiere actividad física, que lo saquen a pasear ¿tienen tiempo para ello?, y si el gato que tu hijo quiere deja pelos por doquier ¿lo tolerarán?, estos y otros cuestionamientos son importantes, pues la idea es que el nuevo animal se adapte a la vida familiar así como vosotros a él.
  • Todas las mascotas requieren de atención en formas diferentes, por ejemplo un pez necesitará de alguien con tiempo para cuidar y mantener el acuario, un perro requiere de educación, juego, actividad, un gato de disciplina, mimos, sin tomar en cuenta sus necesidades físicas, de higiene, alimenticias, médicas. Tómalo en cuenta.
  • Si tu hijo es muy pequeño es probable que no tenga la madurez suficiente para cuidar de una mascota, en niños más grandes quizá sea más sencillo, este factor también hay que considerarlo.
  • Si deseas complacerlo y darle la mascota que pide es importante dejar claro que esto no ocurrirá con cada animal que él desee, además si tienes otros hijos todos deberán estar de acuerdo con el nuevo miembro de la familia, de lo contrario cada uno podría pedir “su animal”, lo que se convertiría en un problema
  • Es importante que tu hijo comprenda que un animal es un ser vivo, no un objeto inanimado como una bicicleta o un juego de video, que necesitará de su cuidado el resto de su vida, si consideras que tu pequeño lo entiende a la perfección, tal vez esté preparado para tener una mascota
  • Tener en casa una mascota ayuda a los niños a desarrollar responsabilidad, empatía y nobleza hacia los animales, colabora en su desarrollo social e incluso en su autoestima, además de ser grandes compañeros en las horas de juego, pero antes de tomar una decisión es necesario evaluar los puntos anteriores.
  • Una hermosa lección sería tener en casa una mascota adoptada. Ir a algún refugio y dar un hogar a algún animalito que lo necesite.

 

Fuente: Uncomo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies