Argentina sigue a la cabeza del mundo de habla hispana por lo que al reconocimiento de derechos civiles relacionados con la esfera LGTB se refiere. A leyes como las del matrimonio igualitario o identidad de género (esta última mucho más avanzada que, por ejemplo, la ley española) se suma ahora el reconocimiento por la administración de la denominada “triple filiación”. Gracias a ello, dos parejas de mujeres del mismo sexo, madres de dos menores, y los padres biológicos de estos han visto hecha realidad su petición –ejercida en ambos casos de común acuerdo y por iniciativa de las tres personas– de ser reconocidos como progenitores. Argentina reconoce así nuevos modelos de familia que hasta ahora carecían de sustento jurídico.

El primer caso se resolvió en abril, cuando Antonio, de un año de edad, vio reconocida legalmente su triple paternidad por parte del gobierno de la provincia de Buenos Aires. Antonio es el hijo de una pareja de mujeres, Susana Guichal y Valeria Gaete, que pidieron a su amigo Hernán Melazzi aportar el esperma con el que Susana fue inseminada. “Nunca lo pensamos como un donante, porque yo siempre tuve el deseo de ser padre también y de tener un hijo y de formar parte de un vínculo con mi hijo y con las madres en este caso”, declaró en su momento Melazzi, feliz de ser reconocido como padre sin necesidad siquiera de una intervención judicial. “Estamos muy orgullosos, es un día histórico, esta triple filiación fue una decisión administrativa del gobierno de la provincia de Buenos Aires, ni siquiera tuvimos que ir a la justicia”, declaró en su momento Esteban Paulón, presidente de la Federación Argentina de Lesbianas, Gais, Bisexuales y Trans (FALGBT), que apoyó en todo momento a la pareja y a su amigo en su petición.

Ahora una segunda pareja, Albertina Carri y Marta Dillon, madres de un niño concebido gracias al esperma de su amigo Alejandro Ros, acaban de conseguir un segundo certificado de triple paternidad para su hijo Furio, de seis años, en este caso en la ciudad de Buenos Aires. “Nuestro país vive en este tiempo un proceso maravilloso de ampliación de derechos. Hoy es una alegría poder saludar a Furio en su reconocimiento de triple filiación, y damos un paso más hacia la consolidación de una sociedad que reconoce y protege todas las formas de familia. Sin duda estamos abriendo una puerta hacia un país mucho mejor, con más felicidad y que garantice el derecho de todas y de todos a formar familia y vivir en plena libertad”, ha declarado, en relación a este segundo caso, Esteban Paulón. “Siempre es una alegría avanzar en el reconocimiento a la realidad familiar de cada niña y niño. Esto persigue y se encuentra guiado por el principio rector del interés superior del niño, interés que por imperio constitucional debe ser respetado y aplicado. La petición de reconocimiento de paternidad de ninguna manera contradice una filiación anterior, sino que por el contrario la completa. No se pretende desplazar a las madres que ya han efectuado el reconocimiento, sino completarlo, adicionarle el reconocimiento del padre”ha añadido por su parte Flavia Massenzio, secretaria de Asuntos Jurídicos de la FALGBT y titular de la Defensoría LGBT de la ciudad de Buenos Aires.

La situación no deja de ser curiosa, en tanto que el reconocimiento de la triple filiación ha derivado, en los dos casos, de una decisión administrativa, pese a que la legislación argentina no contemplan expresamente esta posibilidad. Supone, en cualquier caso, un reconocimiento de nuevas realidades familiares que colocan de nuevo a Argentina a la cabeza del mundo de habla hispana en este terreno. Y es que en los pocos países en los que se han reconocido situaciones similares ha sido después de una decisión judicial, como sucedió en Canadá en 2007.

Os dejamos con dos vídeos, el primero de QM Noticias, y el segundo de la agencia Télam, con declaraciones de Susana, Valeria y Antonio (el primero) y Albertina, Marta y Alejandro (el segundo):

Fuente: Dos manzanas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.