Un gran Orgullo para la comunidad LGTB que uno de sus deportistas más activistas en lo que a visibilidad homosexual se refiere, y en lo que a visibilidad de nuestras familias, haya ganado el oro en los Juegos Olímpicos que se celebran en  Tokio.

Lee también: Estas son las atletas abiertamente lesbianas y bisexuales que compiten en Tokio 

Tom Daley es saltador de trampolín británico, está casado con Dustin Lance Black desde 2017, y juntos son padres de Robbie, que nació en 2018.

Tom acaba de ganar una medalla de oro en el trampolín de 10 metros sincronizado de los saltos de los Juegos Olímpicos de Tokio. Un oro que han arrebatado a los actuales campeones del mundo, los chinos Cao Yuan y Chen Aisen.

Lee también: Tom Daley, su marido y su hijo, primera familia homoparental en anunciar una marca de pañales

En la rueda de prensa ofrecida después de su victoria sus palabras fueron totalmente inspiradoras para la comunidad LGTB.

«Me siento orgulloso de decir que soy un hombre gay y que también soy un campeón olímpico. Cuando era más joven pensaba que nunca podría conseguir nada precisamente por ser quien yo era. Ser campeón olímpico ahora demuestra que puedes conseguir cualquier cosa», ha dicho, esperando que su mensaje cale en los más jóvenes, sobre todo en aquellos que aún tienen problemas con su orientación sexual y su identidad de género.

Lee también: Los Juegos Olímpicos de Tokio, los que más atletas LGTB tienen de la historia

«Por lo que se refiere a atletas, hay en estos Juegos más deportistas abiertamente homosexuales que en Juegos anteriores. Yo salí del armario en 2013 y cuando era más joven siempre me sentí solo, el diferente, el que no encajaba«, ha explicado antes de lanzar un mensaje: «Espero que cualquier joven LGTB pueda ver que no importa lo solo que te sientas ahora, no estás solo. Puedes conseguir cualquier cosa«.

Daley sufrió acoso homófobo en su infancia y juventud, por eso le interesa tanto entregar un mensaje esperanzador, también ha participado en varias campañas contra el bullying.

Enhorabuena, Tom, y muchas gracias por tus inspiradoras palabras.