El hecho de que la sociedad avanza y se abre a nuevos escenarios no escapa a nadie en nuestros días. Entornos multiculturales y globales, nuevas tendencias, y nuevos movimientos sociales conviven a diario en una sociedad que, poco a poco, asimila que la diversidad es una realidad tangible.

La Medicina Reproductiva no es ajena a estos cambios sociales. Durante los últimos años, IVI ha sido testigo directo de esta transformación social. Cada vez son más las mujeres sin pareja y las formadas por mujeres que se plantean dar un paso adelante y formar su propia familia.

“¿Y ahora qué?”

Esta es la pregunta que muchas mujeres se hacen en el momento en el que se plantean dar un paso adelante en su búsqueda del embarazo.  La reproducción asistida se ha convertido, en este sentido, en el nexo que hace posible el sueño de mujeres lesbianas y que ha dado paso, a la vez, a la aparición de nuevos modelos y núcleos familiares que se suman al concepto tradicional de familia formada por un hombre y una mujer.

Tratamientos como el método ROPA, en el  que las dos mujeres que forman la  pareja comparten el proceso de Fecundación in Vitro de manera activa, siendo una de ellas  la madre genética del bebé, y la otra participando en el tratamiento como gestante, ha dado la oportunidad a muchas de estas mujeres de cumplir su sueño de formar una familia con hijos propios, debiendo recurrir sólo al semen de un donante.En este caso, la mujer que vaya a aportar sus óvulos se somete al mismo proceso de estimulación ovárica que en la Fecundación in Vitro convencional, mientras que la que  va a recibir el embrión va preparando su útero para maximizar las posibilidades de implantación.
La preparación del endometrio se realiza mediante la administración de un tratamiento hormonal con estrógenos y progesterona para conseguir un correcto grosor endometrial.

A su vez, las mujeres son cada vez más conscientesde que la fertilidad tiene fecha de caducidad, por lo que si dejan correr el tiempo, éste se puede volver en su contra.

La vitrificación de los ovocitos es una opción de futuro para todas las mujeres que desean ser madres pero que, tal vez, no encuentran el momento más oportuno, bien por trabajo, por no encontrar una estabilidad económica o por querer esperar, junto a su pareja, a otro momento personal más adecuado para retomar sus planes de maternidad el futuro.

A través de esta técnica, una de las dos, o ambas mujeres en el caso de ser una pareja, pueden congelar sus óvulos, de forma que, en el momento que decidan someterse a un tratamiento de reproducción asistida, dichos óvulos tendrán la edad en la que fueron vitrificados de forma que las opciones de lograr el embarazo serán mayores.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies