Lamentablemente no todas las parejas pueden pasear de la mano por la calle con la tranquilidad de que nada les pasará. Si tu pareja es de tu mismo sexo, quizás tengas que enfrentar alguna mirada de desaprobación o insultos, según donde te encuentres.

Leer también: Habla el padre gay del niño que Trump usó para su propaganda racista

Tal fue el caso de Rubén, o mejor conocido como Oviaska en Twitter y Youtube, que decidió publicar en las redes sociales el miedo que tenía su novio a pasear de la mano con él. En la publicación, en la que el suegro se vuelve viral, escribió: «Mi chico tiene miedo de darme la mano por la calle por si alguien nos pega. Mi padre le ha dicho que le iba a quitar el miedo y ahí están».

https://twitter.com/oviaska/status/1283735562835329025?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1283735562835329025%7Ctwgr%5E&ref_url=https%3A%2F%2Fshangay.com%2F2020%2F07%2F20%2Fviral-novio-gay-oviaska-tuit-homofobia%2F

Leer también: «Yo era muy homófobo». Discurso de un padre indio en la boda de su hijo emociona y se vuelve viral

El texto venía acompañando dos fotografías en las que se podía ver al padre de Rubén caminando por Oviedo con su yerno. La pareja había ido a visitar a la familia de Rubén y el miedo habría aflorado allí. Está claro que puede que no sea lo mismo caminar de la mano con tu chico en Madrid que en Oviedo.

Leer también: Estos padres gays luchan por la Visibilidad LGTB y arrasan en las redes con sus divertidos vídeos

El tema es que el tuit, que se ha hecho viral con casi 195.000 likes y 19.000 retuits. ¿Por qué?, porque cuando Rubén le contó a su padre del miedo que tenía su chico, el suegro no dudó en cogerlo de la mano, orgulloso, para pasear junto a él. Por este motivo su suegro se vuelve viral.

Leer también: Los primeros padres gays de Disney ya están DuckTales

Una Respuesta

  1. feminiateo

    En muchos lugares seguimos siendo carne de cañón para las agresiones LGTBfobas. Tenemos que construir movimientos más fuertes (aunque en algunos lugares quizá tengan que ser secretos para salvar a sus integrantes) y para ello tenemos que dejar atrás esa época de individualismo exacerbado de la que venimos. Las personas que no respondemos a lo que el heteropatriarcado esperaría de nosotras tenemos que estar más organizadas, al menos tanto como la gente conservadora, que se reúne un rato todos los fines de semana en sus templos. En torno a una religión atea/agnóstica, no dogmática, feminista, antirracista, ecologista y aliada de los movimientos LGTBIQ, lo conseguiríamos, y seguramente se formarían muchas comunidades. En infiinito5.home.blog escribo sobre ella.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.