Bronnie Ware es una enfermera australiana que durante años ha cuidado de enfermos terminales. El lazo creado con los pacientes la motivó a escribir un libro en el que identifica las 5 cosas de las que casi todos se arrepienten antes de morir:

1) Ojalá hubiera tenido el coraje de hacer lo que quería hacer y no lo que esperaban de mí.
2) Ojalá no hubiera trabajado tanto.
3) Ojalá hubiera tenido el coraje de haber expresado mis sentimientos.
4) Habría querido tener más contacto con mis amigos.
5) Me hubiera gustado ser más feliz.  

Si yo pudiera viajar en el tiempo y visitarme cuando tenía 15, me daría un abrazo, me diría que por favor fuera a la peluquería a cambiarme ese horrible peinado y que estuviera tranquila. Que “eso tan raro” que me pasa a mí le pasa a miles de mujeres en el mundo, que se llama lesbianismo, que me enamoraré de varias chicas, que a veces saldrá bien y otras mal. Que las heridas se curan y que seré feliz.

He preguntado a varias mujeres lesbianas, de entre 20 y 50 años: “¿Qué te dirías a ti misma si pudieras hablar con esa chica de 15 años que fuiste alguna vez?”

“Ánimo campeona. Te esperan rachas mejores, nacer en los 80 es una suerte aunque aún no lo veas muy bien. Antes de que te des cuenta habrá internet, conocerás muchas lesbianas de todo tipo, volarás a Madrid, tendrás el corazón súper entretenido (roto un par de veces pero siempre se regenera, créeme) y, sobre todo, podrás ser quien tú eres, vivir el amor y el sexo de forma natural y cambiar la sociedad, que, créelo, reaccionará de forma muy positiva. Incluso tus padres adorarán a tu novia… ¡Ten paciencia, pequeña!” Marta. Bruselas.

“Me diría: ‘Espabila que este enredo de chicos no es lo tuyo. Lo que te van son las tías’. Pero es que yo con 15 años no tenía ni la menor idea de que me gustaran las chicas. No tuve problemas de conciencia, no sufrí por ocultar mi condición de lesbiana o mi orientación sexual. No me planteaba otra cosa que tener relaciones con chicos. Pero claro, cuando vas de una relación a otra y no te satisfacen empiezas a mosquearte. Pero eso es otra historia. La historia de mis 20 años”. Sisi, Cáceres.

“Me diría: ‘Sé que ahora mismo tienes las mismas ganas de asesinar al mundo que de morir. Eso es la adolescencia, jeje. En dos años más conocerás a una chica de la que te vas a enamorar y que te quitará las ganas de morir y de matar. Después te romperán el corazón otras mujeres hasta que con 31 te vas a casar con la chica más increíble del mundo. A los 37 vas a tener dos hijos que te rompen todo y rayan las paredes, pero eres más feliz de lo que puedes imaginar. Así que relájate y disfruta viviendo. Y aprovecha para dormir’.” Leticia, Barcelona.

“Aroa, soy la tú futura. Deja ya de probar con chicos, tú y yo sabemos que eres una lesbiana pura. No, no es casualidad que los chicos te parezcan todos feos y, en cambio, a las chicas les veas su punto; ni es casualidad que te guste leer libros de amor lésbico. ¡Ah! Y hazte unas capas en el pelo que te quedan mejor”. Aroa, Madrid.

“Dentro de unos años te darás cuenta de que el miedo es el enemigo más grande que puedes tener. Por el miedo vas a fingir muchos años frente a tus padres y tus amigos, por el miedo vas a callarte tus sentimientos y dejar pasar a mujeres muy especiales, por el miedo vas a dejar pasar oportunidades y olvidarte de lo que eres. Así que ya. Sé valiente, recién cuando dejes el miedo de lado vas a empezar a ser feliz. Ah, y tu madre lo tomará mejor de lo que crees”. Maricarmen, Bilbao.

“Aléjate de las rubias. Pase lo que pase, las rubias no”. Raquel, Madrid.

“Esa amiga a la que quieres tanto es algo más que una amiga. Os conocisteis de vacaciones y lleváis un año escribiendo cartas, te da un vuelco el corazón cada vez que llega una. No la abres en seguida, esperas a estar sola para saborear cada palabra, crees que es tu mejor amiga, pero deseas besarla, sabes que no te rechazaría, pero no te atreves. Vas a vivir sólo una vez, acertarás y te equivocarás, es igual, pero vive conforme a lo que te dicte tu corazón, vive sin traicionarte, date PERMISO para vivir como quieras tú, no conforme a lo que te digan o impongan los demás. Lamentablemente tardarás 30 años en darte permiso”. María Jesús, Madrid.

“Hola mini yo. Sé que no me creerás, pero en alguna parte de Almería se encuentra tu otra mitad, tu ying-yang, con la cual acabarás casándote con 30 años. Así que disfruta, vive, viaja, ama, sufre, sonríe… Porque serán todas esas experiencias las que te lleven a esa persona. Ahora mismo estarás flipando con lo que te digo, pero todavía alucinarás más cuando te diga que esa persona es una mujer. Ánimo, no tengas miedo, te espera una vida muy feliz, así que no te preocupes por el qué dirán, la gente que realmente te quiere estará a tu lado hasta el final. ¡Buen viaje, pequeña! Nos vemos en unos años”. Diana, Alicante.

“Hey, espabila. Deja a ese chico y vete a Chueca”. Rosa, Madrid.

 “No seas tan imbécil. La adolescencia es muy dura. No ignores durante los próximos 10 años tus sentimientos. Es normal tu desinterés por los chicos, no pierdas el tiempo. Eres normal y eres libre de ser y sentir lo que quieras”. Yurena, Gran Canaria.
“No renuncies, habrá muchos obstáculos, pero las ganas, fuerza y consecuencias con tu vida te llevarán lejos. Confía, serás feliz”. Pelusa, Chile.
“Me diría: ‘Eso de ser tan enamoradiza te va a traer muchos problemas, siendo así de sensible te harán mucho daño’. Y la verdad que me enamoraba de todo: de las flores, la luna, las estrellas… hasta de mi mejor amiga a mis 15 años. Ello me creó mucha confusión y su amor de amiga me obsequió con una bella historia de amor que duró unos pocos meses, luego todo término. Gracias a su amistad me di cuenta de que lo más importante es amarase a una misma para luego estar preparada para amar a otras mujeres. Porque la vida te da muchas sorpresas cuando menos te lo esperas y te regala momentos increíbles”. Alicia. Madrid.
ovejarosa.comSaber lo que nos diríamos a los 15 años, reflexionar acerca de qué haríamos diferente y de qué nos arrepentimos nos ayuda a plantearnos el tipo de vida que llevamos y la que queremos llevar. El colectivo boliviano Mujeres Creando advierte en un mural: “Cuidado con el presente que construyes, debe parecerse al futuro que sueñas”.
¿Y tú? Si volvieras a los 15, ¿qué te dirías?

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR