¿Se puede superar una infidelidad? Para responder a esta pregunta, vamos a hacernos antes otra:

  • ¿Cual es el verdadero problema de una infidelidad?

Una infidelidad no es síntoma rotundo de que el amor se ha acabado. Ni de que lo que habéis construido es un engaño. Es más, incluso hay parejas que tienen una sexualidad abierta y funcionan.

El verdadero problema que causa una infidelidad, en una pareja que ha prometido ser fiel, es que se ha traicionado un compromiso. Y esa traición ha hecho que las columnas de la relación se tambaleen.

infidelidadImagínate que tienes un trabajo y tu jefe rompe uno de los compromisos contraídos. Imagínate que te propone darte ciertos incentivos que luego no se cumplen, o ascenderte en cierto momento que nunca llega. Sufrirás un desencanto. Perderás la confianza. Tu expectativa se verá truncada y estarás alerta de nuevas violaciones del contrato. No creerás en sus palabras como antes, al menos durante un tiempo.

Lo mismo ocurre en una pareja. Tras la infidelidad, repentinamente, no sabes qué esperar. Ya has vivido la experiencia de que las cosas no fueran como esperabas, así que no puedes evitar tener una alerta, una tensión latente, una atención puesta en cada acción nueva de tu pareja que no logras rebajar.

Una relación donde uno de los dos elementos de la pareja vive con esa tensión, acaba por decantarse hacia la ruptura. Porque entre las bases de una pareja está la confianza: la tranquilidad y la calma que da el confiar en nuestra pareja son imprescindibles.

  • ¿Entonces es imposible superar una infidelidad?

 No, no es imposible.

¿Cómo crees que lograría tu jefe regenerar tu implicación y confianza en tu puesto laboral? ¿Cómo lograría que bajaras la guardia?

Tu jefe tendría que volver a ganarse tu confianza. Cumplir su palabra a rajatabla, de tal forma que, con el ejemplo y el paso del tiempo, volvieras a creer en lo que dice.

gaySi la persona que ha sido infiel se da cuenta de su error, asume su responsabilidad, sin excusas, y deja claro que desearía no haberlo hecho y que no volverá a pasar, perdonar y continuar es una opción.

Pero aunque se continúe, la parte de la pareja que ha sido infiel tiene que saber que la confianza necesita del tiempo para restaurarse. Es imposible que lo haga de un día para otro, o incluso de un mes para otro. Esta persona tendrá que ser paciente, asumir que ya no cuenta con la confianza que tenía en un principio, y volver a ganársela.

Si un plato se cae y se rompe, lo podemos pegar. Pero sabemos que si se vuelve a caer, es muy posible que se rompa, con más facilidad que los demás platos. Y seguro que por los mismos sitios que lo hizo la primera vez. En el caso de una infidelidad es lo mismo. Si se perdona y la pareja continúa, es necesario ser consientes los dos, o las dos, de que si vuelve a pasar, ya no habrá vuelta atrás: el plato se romperá definitivamente de forma irremediable.

  • ¿Y si continuamos y hacemos que no ha pasado nada?

Negar que sea importante lo que ha pasado o convertirlo en un tabú del que no se puede hablar sólo conseguirá que se vaya almacenando una sensación rara en el ambiente. Los tabúes acaban agrandando los problemas. Aunque decidamos continuar y pasar página, este tema puede salir en alguna conversación. Mejor sacarlo cuando sea necesario, pero no de forma compulsiva, y poner por encima el restaurado compromiso.

  • Pero, ¿cuándo continuar y cuándo romper?

Cuando ocurre algo como una infidelidad en la pareja, antes de tomar la decisión de continuar o no, perdonar o no, hay que hacer un balance y ver qué es más importante para nosotros. Volver a intentarlo nos tiene que compensar. No podemos hacerlo sólo por miedo a estar solos o por miedo al cambio. Si más importante que la fidelidad absoluta consideramos el cariño que nos tenemos y lo bien que nos llevamos, la familia que hemos compuesto, o la pasión que aún continúa entro los dos, vale la pena continuar.

Sin embargo, aunque pese más lo bueno que la infidelidad, tenemos que respondernos a otra pregunta aún más importante antes de tomar la decisión final:

  • ¿Vamos a poder pasar página definitivamente? 

Te conoces. Sabes si el rencor te puede atrapar u olvidas fácilmente. Si esto que ha pasado se puede convertir, o no, en una obsesión que te haga dudar de tu propia valía. Igual te dices a ti mismo que la fidelidad no es tan importante. Pero a lo mejor en tu mundo inconsciente, una infidelidad rompe todos los pilares de la confianza e imposibilita una continuidad. Sé realista contigo mismo y decide en función de eso. Respecto al ejemplo anterior, ¿crees que, con el tiempo y el buen hacer de tu jefe, volverías a implicarte en el trabajo y confiar en su palabra? La respuesta a este ejemplo te dará pistas de si podrías perdonar o no a tu pareja.

No todas las parejas pueden superar una infidelidad. Es un acto complejo, que requiere de una autoestima estable y de un proyecto claro y robusto con esa persona con la que se desea continuar. Fíjate en si estás en ese momento de tu vida, donde te sientes capacitado para pasar página.

Si sabes que te pasarás el tiempo tendiéndole trampas para encontrar indicios de una nueva infidelidad, o sacando diariamente a la palestra lo que pasó, la relación acabará siendo una guerra de egos. Necesitarás minar a tu pareja para curar tu herida. Y la realidad es que ni tú pareja ni tú podéis borrar lo que pasó, por lo que te verás metido en un callejón sin salida. Desde el rencor o la venganza, una relación jamás funcionará. En ese caso, lo más sano y más maduro, aunque duro también, será poner fin a vuestra relación.

Por el contrario, si estás convencido de que le puedes dar una oportunidad, si le ves realmente arrepentido y crees en su amor y su implicación para contigo, si crees que podéis juntos gestionar la rabia y el rencor, adelante, aún estáis a tiempo de salvar vuestra pareja.

gay-homosexuales-parejas

En definitiva, cada relación es un mundo. Sin duda que se puede superar una infidelidad, hay muchos casos que lo demuestran, pero no todas las infidelidades ni todas las personas, pueden hacerlo.

Rocío Carballo. Psicoterapeuta. 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies