Sara Cunningham no se tomó muy bien que su hijo fuese gay, pero tras un largo proceso de aceptación comprendió que las ideas que las personas tienen acerca de la homosexualidad se deben a falta de información.

Esta estadounidense, que vive en Oklahoma, se dio cuenta de que al igual que su hijo había sufrido discriminación, hay muchos jóvenes que pasan por esa misma situación y que incluso sus familias no los apoyan en ningún momento.

Sara Cunningham junto a su hijo

Por ese motivo, y sin pensar en el impacto que causaría, publicó en sus redes sociales que si alguna pareja del mismo sexo deseaba casarse, pero no contaba con el apoyo de su familia o madre porque no los aceptaban, ella se ofrecía para ser su madre en esa fecha tan especial.

Sara jamás imaginó que ese comentario fuera a tener tanta repercusión. Tan sólo unos días después de haberlo publicado se ha compartido más de 7 mil veces, ya supera las 500 solicitudes de amistad y no da abasto con la cantidad de mensajes privados que a diario le llegan a Facebookpues muchas personas de la comunidad LGTB la han contactado para que ejerza de madre sustituta en su boda.

Este acontecimiento ha logrado que más personas de otros estados como Texas, Utah y Nebraska también ofrezcan sus servicios como mamás sustitutas, en donde además de acompañarlos el día de la boda, también aconsejarán a los recién casados y les brindarán el amor que ellos no han podido tener en sus casas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies