Cuando has tenido hijos o tienes pensado tenerlos, tienes que tener en cuenta que el feto, a lo largo de aproximadamente 9 meses, se sustenta sobre un músculo complejo encargado de sostenerlo, entre otros muchos quehaceres, llamado suelo pélvico.

El SP está formado por un conjunto músculo-conjuntivo que participa en la expulsión en el parto, en la defecación, en las relaciones sexuales (se encarga de sostener la erección del clítoris y de la contracción pasiva o activa de vulva y vagina) y en la estabilización dinámica de las vísceras pélvicas.

El traumatismo que vive el suelo pélvico durante el parto multiplica las posibilidades de una mujer de padecer disfunción del suelo pélvico (incontinencia urinaria y/o rectal o prolapsos, estimados en el 30% de las mujeres adultas). Aun cuando el parto es con cesárea, la cicatriz, en la mayoría de los casos, supone una exigencia para la fascia del músculo pélvico, de tal manera que puede producir los mismos efectos que el parto natural.

¿Cómo evitar esto y recuperar nuestra salud y silueta?

Hacer un trabajo físico con un profesional especializado o formado en embarazo nos facilitará la recuperación posterior y nos evitará muchas incomodidades durante este. Aprender a soltar y relajar suelo pélvico en profundidad será importante durante el parto, pues ayudará en la apertura del hueso pélvico. A la vez, tonificarlo nos evitará las afectaciones de las que hablábamos antes.  Paralelamente, potenciar el tono muscular de nuestra espalda nos protegerá del efecto del peso del bebe, asegurando una postura firme y equilibrada, y estirar nos evitará dolores característicos del embarazo, como el dolor ciático.

El método de abdominales hipopresivas

Os recomendamos, a partir de las 6 semanas posteriores al parto, el método de abdominales hipopresivas. Se trata de una gimnasia abdominal, creada por el fisioterapeuta Marcel Caufriez, que ayuda tanto a la recuperación de suelo pélvico como al de la faja abdominal. Hoy en día son muy recomendadas por fisioterapeutas (en otros países como Francia o Alemania se encuentran dentro de la Seguridad Social para el posparto) y se pueden comenzar a partir de 6 semanas tras el parto, (nunca durante el embarazo). Una única condición nos excluye de la realización de gimnasia hipopresiva: en casos de hipertensión, aunque esté controlada, es necesario acudir primero a un especialista que conozca la gimnasia hipopresiva y la adapte a nuestra condición.

Las abdominales hipopresivas no son tan agotadoras como las clásicas, y sin embargo su efecto es mucho mas amplio y profundo. Las abdominales clásicas requieren de la contracción de faja abdominal, empujando en suelo pélvico hacia abajo, lo cual lo debilita. Sin embargo, las hipopresivas estiran a la par que tonifican, favoreciendo la reducción del contorno abdominal. Las hipopresivas se realizan activando cadenas musculares que favorecen el trabajo hipopresivo a la vez que abrimos caja torácica en apnea, con el objetivo de producir un estiramiento profundo de diafragma que eleve suelo pélvico y faja abdominal de forma refleja, potenciando el tono de ambos. De esta forma, estarás tonificando suelo pélvico y faja abdominal sin darte cuenta de que estas haciendo abdominales.

En un estudio tonimétrico (Caufriez et al.) llevado a cabo sobre una población de madres, se constataba que a los 6 meses de posparto, el 80 % de las mujeres tenían hipotonía de base del suelo pélvico. Esta hipotonía tenía su origen en un déficit del tejido conjuntivo y se daba tanto en mujeres que habían tenido un parto por vía vaginal como en aquellas a las que les habían realizado cesárea. Es probable que la importante pérdida proteica sobrevenida en el momento del parto (hemorragias y estiramiento del suelo pélvico) tuviera consecuencias a medio plazo sobre la reconstrucción del tejido conjuntivo perineal. Las abdominales hipopresivas tienen efecto no sólo sobre las fibras musculares, como ocurre con las abdominales clásicas, sino también sobre el tejido conjuntivo. De ahí que sean tan recomendables para un trabajo posparto. El fisioterapeuta creador de la gimnasia hipopresiva proponía a las madres, sumado a la gimnasia hipopresiva, una “alimentación” proteica complementaria desde la primera semana del posparto.

¿Dónde acudir?

Pon atención en acudir a un centro o especialista que conozca bien la condición del embarazo, pues no es interesante trabajar el abdominal durante la mayor parte de este, ya que el recto abdominal, la famosa tableta de chocolate, allí donde se encuentra la línea alba, se ha distendido durante el embarazo en pos de darle espacio al bebé. Por lo tanto, una embarazada y una madre reciente tienen unas características físicas específicas que han de tenerse en cuenta siempre que se realice cualquier actividad física.

Si estás buscando un centro donde realizar un trabajo físico durante el embarazo o el posparto y no lo encuentras cerca de tu barrio, ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos.

Mas información en http://www.pilatesentudomicilio.com/category/artivulos/

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies