Por primera vez, un grupo de científicos registró a parejas de gorilas hembra teniendo relaciones sexuales lébicas. Los biólogos observaron este comportamiento en el contexto de una investigación sobre gorilas salvajes de montaña, en el área de la montaña Virunga, en Ruanda, África central.

Es sabido que los machos tienen relaciones homosexuales en muchas especies de primates, pero las hembras no habían sido estudiadas con atención. En Uganda también se ha visto sexo lésbico entre gorilas, pero estos registros aún no se han publicado ni examinado.

El estudio, liderado por el doctor Cyril Grueter, de la Universidad de Australia occidental, resume una serie de comportamientos sexuales entre las hembras de una comunidad de gorilas de montaña.

Los científicos australianos iniciaron una investigación para “comprender los orígenes evolutivos de la homosexualidad”. Decidieron observar a los gorilas porque esta especie es muy cercana a los humanos. En ese contexto, los expertos presenciaron hasta 44 ocasiones de contacto sexual entre gorilas hembras.

El estudio reporta no haber visto agresión entre las hembras antes de la relación sexual (como pensaban que sería). “Obviamente estaban obteniendo placer sexual una de la otra”, señalan los investigadores a Daily Mail. “Normalmente ocurre que dos hembras se montan una a la otra, frotando sus abdómenes y genitales”, explican.

gorilas homosexual

Cyril Grueter concluye que el cortejo es un “comportamiento netamente sexual” y que no necesariamente refleja una orientación o preferencia por uno u otro sexo. Según lo observado en el estudio, una hembra excitada se puede acercar a otra en busca de sexo, después de haber sido rechazada por un macho o de haber visto a otra pareja copulando.

Otras teorías especulan que las hembras tienen sexo para atraer a los machos. Sin embargo, los investigadores vieron que a veces los machos dominantes interrumpen agresivamente a las hembras mientras tienen sexo, mientras otros no se dan por enterados. Las hembras mostraron una “tendencia a la cópula en lugares apartados y con vegetación densa”, probablemente para “evitar una respuesta negativa de los machos de lomo plateado”, señala el estudio.

El informe concluye: “El contacto sexual entre las hembras es claramente un componente en el repertorio de comportamientos de los gorilas de montaña, aunque no es muy frecuente. Dado que estas interacciones homosexuales ocurrieron en un ambiente completamente salvaje, no es aplicable la afirmación de que éste es un recurso de la vida en cautiverio”.

VER: 10 animales que no sabías que eran bisexuales y homosexuales

Fuente, The Indepentent

Traducción El Ciudadano

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies