Herman Rowland, presidente de Jelly Belly, ha apoyado económicamente la campaña «Privacidad» para todos los estudiantes, que busca eliminar la protección para menores transexuales

La campaña «Privacidad para todos los estudiantes» busca derogar la ley de apoyo a los menores trans en las escuelas del estado de California (Estados Unidos), aprobada por Jerry Brown y que estaba previsto que entrase en vigor el próximo enero. Si la recogida de firmas en apoyo de esta iniciativa, a la que el presidente de la empresa de gominolas ha contribuido con 5.000 dólares, llega a prosperar, podría significar que las medidas que permitirían a menores trans ser tratados por su identidad de género, quedarían en suspenso.

Detrás de esta campaña, que busca dificultar la integración y felicidad de los menores trans en los centros escolares, se encuentra el mismo equipo de publicistas que trabajó por la derogación del matrimonio igualitario en el estado de California. Además, cuenta con el apoyo de numerosos grupos religiosos y anti-LGTB.

Ya se ha puesto en marcha una campaña de recogida de firmas para que Herman Rowland, director de una de las fábricas de caramelos más tradicionales, deje de “hacer daño a los niños”. En la página de la campaña se recuerda que la ley va a permitir que menores transexuales puedan participar en las actividades y programas escolares como cualquier otro niño o niña, evitando el abandono escolar y las dificultades para graduarse.

Fuente: Universo Gay

También te puede interesar

loading...

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.