El libro, “Familias homoparentales en México. Mitos, realidades y vida cotidiana”, realizado por el periodista Antonio Medina, ofrece uno de los pocos estudios de paternidad y maternidad de personas homosexuales que existen en el país.

“La homofobia cultural es una herencia que pesa en el imaginario social sobre quienes no son heterosexuales. Ser homosexual, lesbiana, bisexual o persona trans en una cultura heteronormada, binaria, machista, misógina y homofóbica no es fácil, menos cuando de derechos se trata”, escribe Medina.

El autor del libro, Antonio Medina (izq.)

El autor del libro, Antonio Medina (izq.)

El texto, que se presentó el pasado mes de octubre en el Club Universitario de México, plasma el testimonio de varias familias homoparentales, quienes han pugnado para que el Estado mexicano reconozca plenamente sus derechos, incluido el de la adopción de infantes.

Aquí seis puntos importantes que se abordan en el libro:

1. Los padres gais procuran evitar que la homofobia y discriminación de la que fueron objeto afecte a sus hijos. Para ello, crean entornos seguros y les dan instrumentos con los que puedan defenderse y crecer en un mundo hostil que se encuentra regulado por una cultura de género que sustenta un régimen heterosexual.

2. Las variables que entran en juego en el proceso de selección de la escuela son diversas. Las de los padres entrevistados se ceñían a que fuera una institución laica, bilingüe y que ofreciera oportunidades de entretenimiento a los menores. Sin embargo, el factor que tuvo un peso fundamental fue el hecho de que fueran escuelas cuya filosofía institucional y estructura curricular estuvieran abiertas a recibir niños (as) con padres del mismo sexo.

3. Con respecto a la decisión de criar hijos o hijas, el mandato social que establece como obligatorio el tenerlos para responder a la imagen del hombre-macho y de la mujer-madre ha sido rechazado y sustituido  por una elección consciente y comprometida de parte de las parejas. En esta decisión privilegian el vínculo afectivo del amor, con lo que se nota un profundo compromiso por ejercer una crianza presente, cercana, flexible y equitativa, distinta a la que recibieron en sus familias de origen.

familias-homoparentales1

 4. Un argumento que han expuesto grupos conservadores cuando el tema de la adopción homoparental se ha discutido en países como España, Argentina, Colombia y México, es que los niños y niñas que son adoptados por parejas del mismo sexo sufrirán de bullying o que de facto asimilarán la orientación sexual de los padres o madres. Esa idea se refuerza cotidianamente por el discurso religioso, pues los purpurados no dejan de opinar desde sus púlpitos mediáticos, como el cardenal Norberto Rivera, quien luego de la aprobación del cambio legislativo habló del derecho de los niños a tener una mamá y un papá, al tiempo que se refirió a la iniciativa como una “ley mala y perversa”, ya que “esas” relaciones son “inmorales y causarían un daño psicológico a los niños que sean adoptados por ese tipo de parejas”.

 5. “Actualmente, los tratamientos disponibles para revertir la infertilidad en parejas homosexuales y heterosexuales son los mismos: donación de óvulos, inseminación artificial y vientre subrogado. Estos métodos son los más utilizados por los matrimonios igualitarios que desean formar familias”.

 6. “Los hogares homoparentales, ignorados por el discurso oficial y condenados por las jerarquías eclesiales, hoy son una realidad en el conglomerado social donde se expresan las posibilidades, vicisitudes y necesidades de más de 25 millones de familias mexicanas”.

Fuente: SPDnoticias

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies