John Smid tenía una misión muy clara: “curar” a gays y lesbianas para que dejaran el pecaminoso mundo de la homosexualidad y retomaran lo que a él, en ese entonces, le parecía el único camino real y posible: la heterosexualidad.

John, pastor cristiano, estaba casado con una mujer y tenía hijos, cuando era ministro de Love In Action, en Memphis, Tennessee, nombre que recibía el grupo homófobo que pretendía acabar con la homosexualidad como si de una enfermedad se tratase.
Después de 20 años intentando “curar” a gays y lesbianas, John se dio cuenta de que ninguno de sus pacientes se “sanaba” por completo. Qué raro, ¿no? A la vez que abría los ojos ante la diversidad sexual, comenzaba a sentir algo muy especial por uno de los hombres homosexuales a los que trataba.

Nuestro pastor homófobo se dio cuenta de que él mismo era gay. Se divorció de su mujer y comenzó una relación con Larry McQueen.
Después de tres años de relación John y Larry se acaban de casar.

Según Smid, su nuevo esposo es como “El espejo en que me veo todos los días. Durante la mayor parte de mi vida en el espejo veía mis errores y defectos, el reflejo que hoy día veo con Larry me muestra las cosas positivas de mi ser, mis talentos, regalos y veo cómo puedo ser exitoso en una relación tanto íntima como afectiva”.

Así que ya sabéis cuál es la moraleja de la historia. Dentro de unos años, asistirás a la boda gay del homófobo o lesbófobo que esté atormentando tus días.

Una Respuesta

  1. Anónimo

    Esta noticia es del 2014, pero no… que ganas con andar haciendo publicidad de esta modita… Agh

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies