¿Dios los cría y ellos se juntan? ¿O quizá las que duermen en un mismo colchón se vuelven de la misma condición? ¿Nunca os habéis encontrado con parejas que parecen cortadas por el mismo patrón? Una termina las frases de la otra, visten igual, hablan igual, se ríen de las mismas cosas, ¡incluso hasta pueden parecerse físicamente! Parece haber parejas de lesbianas clónicas y ante su invasión en las calles, decidimos informarnos.

Los científicos parecen haber encontrado una explicación para este fenómeno. Pero no establecen una dualidad entre si se parecían antes o después de encontrarse, sino que ambos fenómenos se darían al mismo tiempo.

ovejarosa.comEn primer lugar, podría darse por cierto el dicho de “Dios los cría y ellos se juntan”. Las personas tienden a buscar compañeros sentimentales semejantes a ellos, tanto en apariencia como en forma de ser. Según la página Central Onceestudios realizados en la Universidad de Liverpool revelaron que las personas tienden a buscar una pareja con similitudes de carácter y de genética, esta última con la finalidad de preservar la especie. También esto se debe a las reacciones químicas (ocasionadas por las feromonas) que mandan a nuestro cerebro el deseo de estar con el otro y conservar los genes”

Dicho fenómeno también lo refleja en su blog The Psychology of Human Sexuality, el Dr. Justin J. Lehmiller, psicólogo social y sexólogo. Así pues, cuando nos fijamos en esa chica tan mona, en realidad nuestro cuerpo está mandando señales para preservar nuestros genes… Podría decirse que en las parejas homosexuales este deseo ancestral por preservar la especie anda un poco escaso, si bien las feromonas podrían actuar en el mismo sentido, ajustándose a las preferencias sexuales de la persona.

Por otro lado, las personas en permanente contacto tienden a asemejarse. Esto puede observarse muy bien en un núcleo familiar. En él, todos suelen usar las mismas expresiones, hablan en un tono de voz parecido, hacen las mismas bromas… En las parejas, este fenómeno acaba convirtiéndose en una mezcla de ambos bagajes culturales. Es decir, cada miembro de la pareja aporta su manera de ser, y al cabo de un tiempo, ambos toman cosas del otro, fusionándose con la propia forma de ser hasta límites que no somos capaces de controlar conscientemente. En algunas parejas, esta actitud fusionadora sólo es una mera anécdota, mientras que en otras, la fusión es espeluznante. Pero no sólo fusionamos actitudes, también lo hacemos físicamente. Así los explica el Dr. Lehmiller (traducción de MedCiencia): “La idea es que las parejas románticas frecuentemente empatizan el uno con el otro y ‘comparten’ sus estados emocionales. Y compartir las emociones significa que también comparten las mismas expresiones faciales, que pueden ser la verdadera clave de la similitud física incrementada. Es decir, moviendo sus músculos faciales de la misma manera con el tiempo, las parejas sentimentales pueden llegar a tener el mismo patrón de arrugas alrededor de la boca y los ojos, entre otras cosas“.

Y concluye: “el hecho es que las personas parecen ser inicialmente atraídas por las parejas de aspecto similar al suyo, pero también parece que empezamos a parecernos más a nuestra pareja a medida que envejecemos.

Pero esto, claramente, no sólo ocurre con las lesbianas o gais, sino con cualquier tipo de pareja. Cabría pensar que quizá entre parejas homosexuales es más fácil que se dé este fenómeno dado que compartir un mismo género hace que las similitudes aumenten exponencialmente. Compartimos una misma educación de género. Así, lo difícil es no parecerse, ya que cabe la posibilidad de que nuestros estilos y gustos, una vez en pareja, se terminen asemejando más entre sí que los de las parejas heterosexuales. Pero, como se suele decir, “a la fuerza ahorcan”, y la convivencia es un caldo de cultivo para la fusión. Un buen ejemplo lo encontramos en la página Couples That Look Like Siblings, que para los profanos en la lengua de Shakespeare, sería algo así como “Parejas que parecen hermanos”. Simplemente escalofriante.

Y tú, ¿qué opinas sobre las parejas clónicas?, ¿esto, aquello o todo lo contrario?

Aida Castaño

Visita mi web www.hedoneterapia.es

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies