Una película preciosa que sin duda debemos ver con nuestros hijos, aunque depende de la edad. Porque habla de ser diferente, del amor, la tolerancia y la intolerancia. La homofobia y los valores que debemos intentar sumar en nuestra sociedad.

Lee también: Angelina Jolie hace un guiño a su hijo en un discurso: Ser diferente es bueno

Producida por Apple TV y protagonizada por Justin Timberlake, nos cuesta la historia de Eddie Palmer, el que fue una estrella del fútbol en su escuela y que acaba de pasar 12 años en prisión.

Palmer sale por fin de la cárcel y va a casa con su abuela. Junto a la casa de esta mujer vive Sam, un niño encantador al cuidado de su madre adicta y bastante irresponsable.

La madre se va y la abuela de Eddie se queda a cargo de Sam.

Lee también: La carta de un niño gay a Papá Noel que te va a emocionar.

Sam me recuerda a uno de mis mejores amigos gay, así como el pequeño protagonista de la serie, mi amigo también era un niño muy pero muy femenino. San desafía todos los estereotipos de género.

Todo esto descoloca a Eddie, que como os podéis imaginar es un machote, verle con las muñecas, verle bailando de una forma que a la sociedad le parece tan femenina, verle con alas de hada, etcétera.

Lee también: Niño que se hizo viral por ser antigay ahora es pro LGTB.

Poco a poco Eddie se va encariñando con Sam y por supuesto temiendo lo que la sociedad homófoba puede hacer con él. 

La película nos habla de cosas reales y tangibles que se viven hoy, que todos los niños -y no tan niños- que se salen de los márgenes de género pueden sufrir día a día.

Una historia dulce y muy recomendable. Te dejamos aquí el tráiler para ir abriendo apetito.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.