Cada día hay más parejas del mismo sexo que deciden ampliar la familia y tener hijos. Esto es una realidad social y, como tal, se ve reflejada cada vez más en la pequeña pantalla.

Aunque todavía no son muchas las series de televisión que hablan de la paternidad homosexual, las pocas que lo hacen dan un gran protagonismo a estas parejas, a pesar de que siempre se trate de comedias. Un claro ejemplo de ello son Modern Family y The New Normal.

Desde que se estrenara en el año 2009, Modern Family se ha convertido en una de las series más exitosas y premiadas, ya que lleva ganados cuatro premios Emmy consecutivos como mejor serie de comedia, así como otros diez repartidos entre sus protagonistas.

La serie nos muestra la vida diaria de tres tipos de familia, diferentes y relacionadas entre sí. Su formato de falso documental, en el que los personajes hablan directamente a la cámara durante los acontecimientos que surgen a lo largo de los episodios, ha logrado cautivar a los espectadores.

Sus protagonistas homosexuales están encarnados por los actores Jesse Tyler Ferguson, Mitchell (gay en la vida real), y Eric Stonestreet, Cameron. Llevan cinco años de relación y han adoptado a una niña vietnamita, Lily.modern-family_320

Mitch y Cam son una de las parejas gay más divertidas y famosas de la televisión y han sabido ganarse al gran público. Sus personajes son tan opuestos que se complementan perfectamente. Mitch es abogado, discreto y un padre muy preocupado y sobreprotector. Mientras que Cam es extrovertido, sociable y apasionado y se dedica al cuidado de Lily. Esos caracteres tan dispares son los causantes de sus discusiones y situaciones más cómicas en la serie.

Debido a la decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos de reconocer la validez de las uniones del mismo sexo, los guionistas y productores de la serie se han planteado que haya boda en la quinta temporada; de hecho, el primer episodio se centra en la celebración de esta decisión y en la pedida de ambos.

Por otro lado está la polémica The New Normal que, tras su primera temporada, la cadena ya ha decidido que no habrá segunda parte. Esta serie se centra de lleno en una exitosa pareja, Bryan Collins (Andrew Rannells) y David Murray (Justin Bartha), que viven en Los Ángeles y que lo tienen todo menos lo que más desean: un bebé.

the new normalPara ser padres recurren al sistema de subrogación (vientre de alquiler) donde conocen a Goldie, una camarera y madre soltera que acaba de mudarse a la ciudad con su hija Shania, una niña de ocho años singular y demasiado inteligente para su edad, para empezar una nueva vida. Goldie decide ayudar a la pareja en su ilusión de ser padres, convirtiéndose en una familia única.

A estos personajes se unen los de Jane, la abuela conservadora, republicana, homófoba y racista de Goldie, que la ha seguido a Los Ángeles y no para de causarle trastornos tanto a ella como a la pareja; y el de Rocky, la asistente de Bryan, una mujer negra de gran carácter, muy echada para adelante y que no se calla nada.

Lo mejor de la serie: es rápida, tiene ritmo y trata todos los temas que en otras intentan ocultar. Lo peor: la trama de la serie está llena de tópicos y situaciones llevadas a límites tan extremos que uno se pregunta si, a pesar de todo, la serie no es realmente homófoba. Aún así, hay que verla.

3 Respuestas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR