Erik Alexander es un hombre gay, padre de la pequeña Alli Mae, así como muchos hombres homosexuales, en su infancia y juventud, sufrió de acoso escolar. Como él mismo reconoce, le insultaban y le llamaban “gay” incluso antes de saber qué significaba la palabra.

Pero consiguió salir adelante, se enamoró, se casó, y cumplió su sueño de ser padre, con la pequeña Alli Mae.

padre gay

Las preocupaciones cotidianos de la paternidad, como que su pequeña nació prematura, sus logros, etcétera, se vieron eclipsadas por preocupaciones grandes y alarmantes. Las que cuestionan la validez de su familia. Porque el tener derechos conquistados no es garantía de que podamos mantenerlos.

Tal como Erik asegura, su Estado quiere legalizar la homofobia.

“En 2017, en mi estado Mississippi, nos pueden echar de cualquier lugar porque nuestra familia es diferente. Los padres de mi niña son gais y por eso nos pueden dar la espalda, y me rompe el corazón”.

¿Podemos permitir que eso le suceda a nuestras familias? ¿Que alguien pueda echarle de algún lugar solo porque su familia no es heterosexual? Sin duda da para pensar. Y para luchar.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar