El niño que tenéis en la foto de este post se llama Reese, y tiene tan sólo 8 años. A pesar de su corta edad, ha tenido la seguridad y la valentía de contarle a todo el mundo que es homosexual. Y está sufriendo un acoso homófobo brutal.

Sus amigos en el colegio le han rechazado, le tiran piedras y le insultan. Y, a pesar de los lloros con los que ha llegado a casa, tampoco allí ha encontrado apoyo. Sus padres tampoco le aceptan.

El único apoyo para Reese está siendo su hermano Riley, que le ha explicado que ser gay no es nada malo y ha decidido compartir su historia en redes sociales para que su hermano vea que, en todo el mundo, hay millones de personas que le aceptan y, por supuesto, le van a apoyar. Sin duda este niño merece recibir muchísimo cariño y apoyo, recibir un rechazo tan frontal a su corta edad, puede marcarle mucho para toda la vida…

 

Fuente: Ambiente G

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.