En Marruecos, ese país tan cercano a Europa, donde casarse y adoptar es legal en muchas regiones, aun es castigado con cárcel el mostrar libremente una orientación no heterosexual. Ejercer el derecho básico de elegir a la persona con la que compartir una sexualidad esta catalogado como «delito contra la moral».

En esta ambiciosa y comprometida serie, personas homosexuales explican en propia voz cómo es vivir siendo homosexual en el país africano. Desvelan las amenazas que reciben, las agresiones que han llegado a vivir en algunos casos, y cómo es la lucha activista por conseguir un cambio.

«Kayinin» (Existimos) es el nombre de esta serie que ha conseguido al menos que estas personas puedan compartir y denunciar su circunstancia al resto del mundo, a través del medio visual YouTube.

A continuación puedes ver el primer capítulo de Kayinin, donde Casablanca, un joven homosexual, cuenta cómo confesar su homosexualidad a su familia le ha supuesto ser expulsado de su propio hogar:

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.