Nuestro amor da para mucho. Si llevamos tantas décadas luchando por nuestra visibilidad y nuestros derechos, si nos hemos amado incluso cuando estaba prohibido y se pagaba con cárcel o con la vida, ¿cómo no vamos a poder con los supremacistas de extrema derecha?

Pan comido.

Lee también: Estos padres gays arrasan con su visibilidad y su amor en las redes

Para ponerte al tanto debo hablarte de Proud Boys, un grupo de gente de esa que no te gustaría tener como amigos. ¿Por qué? Básicamente por su ideología bastante insoportable. En su mayoría son blancos y por eso se creen superiores a los negros, son heterosexuales (o al menos eso reconocen en público) y la homofobia es uno de sus deportes preferidos.

Estos majos son misóginos, islamófobos, LGTBfobos, y antiinmigración.

Se esperaba que Donald Trump condenara al grupo en su debate presidencial pero como podéis imaginar no lo hizo, y echó la culpa de todos los problema a la «izquierda radical».

Estos supremacista usaban hashtag #ProudBoy en las redes sociales (Chicos Orgullosos), y al actor George Takei, de Star Trek, se le ocurrió hacer una brillante propuesta en twitter: «¿Qué pasaría si los chicos gays se tomaran fotos besándose o haciendo cosas muy homosexuales y luego se etiquetaran con #ProudBoys».

¿Ya podéis imaginar lo que sucedió? Pues sí, las redes se llenaron de hombres orgullosos de su amor. El amor gay consiguió apropiarse de esa etiqueta e invisibilizar a estos patéticos grupos que se sienten mejores que el resto y que solo resuman odio.

Lee también: Disney Pixar lanza su primer cortometraje sobre amor gay

Aquí te dejamos algunos ejemplos:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.