El país católico es uno de los últimos de Europa en legalizar las uniones civiles, independientemente del género de las partes.

Mónaco legalizará las uniones civiles de parejas heterosexuales y homosexuales, con un dispositivo legal que será, en cualquier caso, diferente del matrimonio, mediante un proyecto de ley aprobado por unanimidad por su Parlamento.

LEER: El matrimonio igualitario llega por fin a Irlanda del Norte

En su página internet, el Consejo Nacional, la cámara legislativa del principado, presentó ese texto, que incluye un «contrato de vida común» y un «contrato de cohabitación». Están dirigidos a las familias y a las parejas, de diferente o del mismo sexo, para reconocerles así a sus integrantes diferentes derechos, en particular de cobertura sanitaria o en caso de muerte de alguno de los miembros de la pareja.

El presidente del Consejo Nacional, Stéphane Valeri, subrayó que el objetivo es que «los derechos reconocidos a las parejas del mismo sexo o de sexo diferente sean reales y protejan verdaderamente a la pareja en las situaciones más difíciles de la vida».

LEER: Uruguay permitirá el matrimonio igualitario a los extranjeros LGTB no residentes

Valeri hizo hincapié en que el contrato de vida común «será muy diferente del matrimonio y no cuestionará para nada esta institución».

El presidente del Consejo Nacional, Stéphane Valeri.

Mónaco, país donde el catolicismo es religión oficial, es uno de los últimos en Europa en legalizar las uniones civiles y en hacerlo también para las parejas homosexuales.

LEER: Morir por ser LGTB: ILGA presenta el mapa de la homofobia

El presidente del Parlamento consideró que no sólo es una buena noticia para las parejas que podrán acogerse, sino también «para la imagen internacional de Mónaco, Estado moderno y siempre respetuoso de sus instituciones y de sus valores».

El arzobispo de Mónaco, Bernard Barsi, se opuso claramente al proyecto de ley, en octubre pasado, diciendo que ponía en peligro «la institución matrimonial».

A pesar de esto, los miembros del Consejo Nacional han logrado ratificar este texto, cuya primera versión se presentó en 2013. «Esta noche, a través del trabajo conjunto del Gobierno de Mónaco y el Consejo Nacional, estamos haciendo que nuestro país avance aún más. el camino de la modernidad«, dio la bienvenida en Twitter a Stéphane Valeri.

También en la red social, Nathalie Amoratti-Blanc, presidenta de la comisión por los derechos de las mujeres y la familia del Consejo Nacional, dijo que esta ley permitirá a las parejas monegascas «finalmente decir que viven en un país moderno».

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.