Durante un embarazo, la musculatura abdominal y la piel sufren una transformación. La línea alba, ese tejido que une el lado izquierdo con el lado derecho del recto abdominal, se dilata para permitir que el vientre se expanda. Lo mismo hace la piel. Todo el cuerpo participa en permitir este proceso, muscular, ósea y hormonalmente.

Pero, cuando nuestro amado bebé sale a la luz, ¿cómo revertimos el proceso?

Existen varias maneras y te recomendamos que las pongas en práctica si acabas de ser mamá:

Vientre plano tras embarazo1. Primero de todo, si te han hecho una cesárea, no olvides tu cicatriz.

Una cicatriz puede tensar el tejido fascial circundante, el que envuelve los músculos, pero también las vísceras. Cuando empieces a poder moverte con naturalidad y el dolor posoperatorio haya remitido, masajea la cicatriz con rosa mosqueta. Este masaje suave evitará que quede adherida a tejidos profundos y mejorará su apariencia. Te recomiendo ir a una sesión con un fisioterapeuta especialista que te indique la mejor manera de hacer el masaje.

2. Ten una alimentación que facilite la pérdida de grasa visceral y subcutánea.

Es recomendable evitar los azúcares añadidos, pues una dieta rica en fruta, verdura y productos naturales tiene suficientes azúcares para funcionar bien.

No pases de las grasas, porque son necesarias e imprescindibles para tu salud, pero pásate a las sanas: mantequilla ecológica*, aguacate, frutos secos, huevo ecológico*, y carnes ecológicas*, y, por supuesto, consume pescado 2 o 3 veces por semana.

*Así nos aseguramos que no hayan recibido tratamientos hormonales o antibióticos.

3. Nada de refrescos.

REFRESCO-2-LITROS-LIMPIO-WEBSon los enemigos de un vientre plano. Si no lo puedes evitar, mejor cerveza o vino (no si estas dando de mamar, por supuesto) pero durante un tiempo te recomiendo que ni estos, ni mucho menos cocacolas, fantas, sprites ni nada que se les parezca.

4. Abdominales hipopresivas

A lo largo del embarazo, tu suelo pélvico ha sufrido un peso al que no esta acostumbrado, incluso con la cesárea. Tu faja abdominal y tu columna, un reparto del peso y una distribución desconocida. Por eso, es conveniente empezar a trabajar ambos, suelo pélvico y faja abdominal, pero con control: las abdominales hipopresivas son, como su propio nombre indica, abdominales sin presión, que trabajan toda la faja abdominal sin afectar al suelo pélvico, reforzándolo, y estirando el diafragma, el músculo de la respiración, que muchas veces se encuentra contraído y tenso tras el embarazo. Como ves, son todo ventajas. Acude a un profesional y haz unas cuantas sesiones. Sin duda, te compensará. Puedes practicarlas desde el segundo o tercer mes de posparto.

img_como_hacer_gimnasia_hipopresiva_en_casa_28352_orig

5. Movilización de la grasa abdominal

Para entendernos: Shakira cuando mueve el vientre en el escenario está, además de enamorando a los presentes, movilizando la grasa abdominal. Movilizar el tronco y hacer estiramientos de este al tiempo, facilita que la grasa subcutánea, que se encuentra entre las fascias de recto abdominal, oblicuos y transverso, se consuma más rápidamente. Este tipo de movilizaciones se hacen en clases tipo pilates, bodybalance o yoga. Si no lo conoces, prueba a ir a algunas clases y preguntarle al profe, te ayudará a recuperar la forma tras el embarazo.

Grasa abdominal tras embarazo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR