Queridas amigas de Oveja Rosa:

Este mes quiero hablar de los problemas que acarrean la adicción al tabaco y el sobrepeso.

Para hacerlo he pedido permiso para contar dos historias reales que nos ayudarán a conocer mejor estos temas:

Almudena no pensaba que algún día se casaría y tendría hijos. Creció en un pueblo pequeño de Extremadura, escondió su lesbianismo durante años, teniendo relaciones infelices con hombres y buscando romances virtuales con otras mujeres.

Pero la vida le tenía reservada una sorpresa: a los 36 años se enamoró de una de sus compañeras de un curso de cocina y fue correspondida. Después de dos años de relación, valiente salida del armario, se casaron y decidieron tener un hijo.

Almudena cuenta: “Era la ilusión de Raquel, mi mujer, que tuviéramos un niño. Yo jamás me lo había planteado. Tras los estudios que hizo para quedarse le dijeron que por problemas en su útero, no podía embarazarse. Fue un chasco, lo pasó muy mal. Entonces me pidió que me embarazara yo. Casi me da algo, tenía cerca de 40 años, varios kilos de más y estaba enganchada al tabaco”.

Comentario: Almudena no se equivocaba. La obesidad y el tabaco pueden influir de forma negativa antes de embarazarse, durante el embarazo y después del embarazo en la salud del bebé.

¿Cuál es el daño que hace el tabaco en el embarazo? Después de muchos años dedicados a hacer realidad todo tipo de proyectos familiares puedo afirmar que efectivamente los daños del tabaco se manifiestan en tres etapas:

– Antes del embarazo: hay estudios que avalan y demuestran una alteración de la calidad de los óvulos.

– Durante el embarazo: varios estudios asocian la exposición durante el embarazo al tabaco con una elevada incidencia de malformaciones en el feto. En una reciente investigación se decubrió que las madres que fuman más de diez cigarros al día durante el embarazo pueden provocar infertilidad en el niño. Que se manifiesta  en los varones con una disminución de la concentración del esperma hasta un 40%, y en las niñas con una disminución de su reserva ovárica y así la cantidad de óvulos disponibles en su vida reproductiva.

Aunque el tabaco está contraindicado en cualquier momento de la gestación, el periodo más crítico es cuando se produce el desarrollo neuronal del bebé (últimos trimestres).

– Después del embarazo: estudios realizados en grupos de niños de 10 años demostraron que los pequeños cuyas madres fumaron durante este periodo gestacional presentaban irritabilidad, falta de atención y reducida respuesta a estímulos auditivos, así como retraso en el lenguaje en comparación con otros niños no expuestos al tabaco en su etapa prenatal.

Almudena y Raquel son, en la actualidad, madres de una niña de tres años. “Costó lograr el embarazo, aunque más me costó dejar de fumar para siempre. Pero no me arrepiento. Valió la pena todo, esta pequeña nos cambió la vida”.

Susana y Silvia no lo tuvieron tan fácil. Susana, cuando intentó embarazarse, tenía 10 kilos de sobrepeso y Silvia un grave problema de obesidad.

También en estos casos podemos afirmar que “las mujeres obesas tienen más trastornos de ovulación. Las mujeres obesas que ovulan bien, tardan más tiempo en quedarse embarazadas.

Es recomendable que antes de someterse a un tratamiento de reproducción asistida, la futura madre reduzca su peso, en los casos no muy graves, bajar un 7-10% del propio peso.

Además, si se consigue un embarazo, el  riesgo de complicaciones obstétricas es tres veces superior en las mujeres con sobrepeso y obesidad. Aumentan las tasas de aborto y hay el doble de riesgo de parto prematuro y muerte fetal respecto a las mujeres con peso normal.

Después del nacimiento, hay estudios que afirman que  los hijos de madres obesas pueden sufrir trastornos de aprendizaje, hiperactividad y problemas de alimentación, como la anorexia, o psíquicos, como la esquizofrenia. Además, los hijos de madres con sobrepeso tienen un 40% más de probabilidades de padecer sobrepeso y obesidad.

Silvia no pudo embarazarse por su problema de obesidad. Susana se sometió a un programa de dieta y ejercicio que después de un año la ayudó a situarse en su peso normal. Hoy está embarazada de cinco meses.

El tabaco y la obsesidad juegan en contra a la hora de elegir formar una familia. Uno estilo de vida con hábitos saludables es una gran aliada para conseguir un embarazo y un niño sanos.

Si quieres saber más, puedes descargarte la app: fivmadrid todofertilidad desarrollada por la Fundación FIV Madrid y el equipo de FIV Madrid en la cual podrás encontrar una manera interactiva de saber si estás llevando un estilo de vida saludable con dieta y ejercicio adecuado para tu edad y en el momento que decidas formar una familia tenerlo mas fácil.

Dra. Elisabetta Ricciarelli
Directora
Clínica FIV Madrid 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies