Si eres una madre o futura madre como yo, seguro que a estas alturas ya tienes casi un máster en reproducción asistida para lesbianas.

Te habrá pasado como a mi chica y a mí que dedicamos muchas horas a leer y a informarnos sobre cada tratamiento de reproducción asistida. Pedimos citas en varias clínicas y también consejos a otras madres de nuestro entorno.

VER: ¿Qué tan fértil eres? Aquí lo puedes saber

Después de un par de meses en plan ratoncitas de biblioteca informándonos, decidimos traer a nuestros hijos al mundo a través del método ropa (mi chica embarazándose de mi óvulo) en Ginemed.

El trato, la calidez y las altas tasas de resultados positivos nos animaron en la elección. Como ya hemos vivido el proceso me gustaría contarte sobre las cosas que hemos aprendido con respecto al método ropa:

CUIDADOS. Existen factores que puede hacer que nuestra fertilidad pueda verse reducida considerablemente. Llevar una vida sana, cuidar nuestra alimentación, realizar ejercicio físico, controlar nuestro peso y evitar hábitos de vida poco saludables, como el alcohol y el tabaco, será muy beneficioso durante todo nuestro tratamiento. Porque un embarazo saludable comienza mucho antes de quedarnos embarazadas, incluso antes de iniciar el tratamiento.

VER: Todas las opciones que tenemos las mujeres lesbianas para ser mamás

MAMÁ DONANTE. La edad afecta directamente a la capacidad reproductiva de las mujeres, que puede reducirse hasta un 50% entre los 25 y los 35 años. Por eso, mi recomendación es que, en primer lugar, ambas os realicéis un estudio de fertilidad donde valoren vuestra reserva ovárica, un aspecto que serán muy importante a la hora de realizar la estimulación ovárica pues, cuanto mayor sea, más posibilidades habrá de conseguir embriones de calidad. Además de esto, es importante asegurarse de que la mamá donante no porta ninguna enfermedad genética y que, por tanto, no la transmitirá a al bebé.

EL DONANTE. La donación de semen (y de óvulos) en España es anónima. Por eso, los datos que podemos saber, de acuerdo a la legislación española, son muy limitados. Sin embargo, aunque esto puede generar dudas e inseguridad, a nosotras nos tranquilizó saber que todos los donantes habían pasado una serie de exámenes muy exhaustivos acerca de sus características físicas, inmunológicas, genéticas, hereditarias, enfermedades infecciosas y transmisibles; y que la elección del donante siempre se adapta lo mejor posible a las características de cada caso concreto.

RESULTADOS. Hay que tener en cuenta que los resultados dependen de multitud de factores, entre los que destacan la edad de la mamá que dona los óvulos, ya que la fertilidad decrece a medida que pasan los años; y del número de embriones transferidos. En el caso de Ginemed, más del 50% de las pacientes se quedan embarazadas en la primera trasferencia. Sin duda, este fue uno de los factores determinantes para nosotras.

VER: 7 cuentos infantiles para niños con mamás lesbianas

Sin embargo, me falta el punto más importante de “lo que hemos aprendido gracias al método ropa”. Y es que es LO MEJOR que hemos hecho en la vida. Cuando pasaron dos semanas de la transferencia fuimos a Ginemed a hacernos la beta para saber si estábamos embarazadas. A lo largo de la mañana nos llamaron por teléfono para confirmarnos que era positiva. ¡Nuestro bebé estaba en camino! Fueron 39 semanas increíbles: ver crecer a nuestro hijo en la tripa de mi querida esposa, acompañarla en el proceso, la ilusión de que un niño parecido a mi estuviera dentro de ella…

Nuestro Teo tiene algo de las dos. De mi porque nació a partir de mi óvulo, y de mi chica que fue quien lo gestó. Aún nos quedan dos embriones más para darle un hermanito a Teo. Ya os iremos contando.

¿Quieres tener más información del método ropa? Web Ginemed.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.