Puede que sea legal ser gay en Ucrania, pero el país aún necesita dar grandes pasos para aceptar a sus ciudadanos LGBT.

Mientras que los ucranianos homosexuales solo están protegidos por un velo de legislación, también enfrentan la grave amenaza de la discriminación, con varias personas LGBT condenadas al ostracismo de sus familias y atacadas violentamente por su sexualidad e identidad, y están tratando de asegurar sus libertades en un conflicto que dura ya cuatro años.

En un intento por ayudar, el grupo de derechos homosexuales Insight, lanzó un refugio en 2014 para ayudar a las personas LGBT que lo necesitaran, pero el alojamiento de emergencia solo tenía espacio para alojar a ocho personas a la vez.

El refugio, que proporciona un salvavidas para las personas LGBT, que ofrece comida, ropa, medicinas, una tarjeta de viaje, así como ayuda legal y psicológica durante su estancia, es un servicio muy necesario en el país.

“Es una gran oportunidad para que las personas se adapten y comiencen una nueva vida. No tener que preocuparse por encontrar trabajo ni saber dónde dormir “, dijo Pavel, un residente de 48 años.

Otro residente, Yevhenii Kalashnyk, comentó que no tuvo más remedio que huir al refugio después de que sus padres vieran una foto de él besando a otro hombre en Instagram.

“Ella [la madre de Kalashnyk] me preguntó: ‘¿Eres gay?’. Dije ‘sí’ … Entonces comenzó a decir cosas muy malas”, confesaba el joven.

El refugio, que originalmente se abrió para ayudar a aquellos que huyen del conflicto en la parte oriental del país en 2014, ahora se ha abierto a otras regiones que están atrapadas en los disturbios actuales de Ucrania.

Más de 10.000 personas han sido asesinadas y 1.6 millones han sido forzadas a abandonar sus hogares durante el conflicto, que estalló en abril de 2014, poco después de que Rusia se anexionara la península de Crimea, llevando a las regiones Luhansk y Donetsk a rebelarse contra el gobierno prooccidental de Kiev.

Cientos de prisioneros fueron intercambiados entre las regiones durante el período navideño, que el gobierno del Reino Unido consideró como “un paso hacia el progreso”.

230 personas fueron enviadas a las zonas controladas por los rebeldes a cambio de 74 prisioneros retenidos por los rebeldes pro Rusia, que es el mayor intercambio en quince meses.

Triste es tener que huir de tu casa, de tu país por la guerra pero degrada a lo más profundo al ser humano cuando el motivo de la huida es no encajar en el canon establecido como “normal” y que sea tu propia familia quien te eche; esa familia que tiene como obligación protegerte de todo mal (al menos hasta la mayoría de edad).

Las casas refugio han resultado ser un lugar seguro donde acudir cuando las familias echan a los jóvenes o cuando son ellos y ellas quienes quieren marchar ante un rechazo seguro. En un país con tanta homofobia, 8 casas no son suficientes.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies