Las siguientes frases son imprescindibles si queremos preparar a nuestros para la vida. Te contamos por qué:

1.“Te quiero”

¿Parece de Perogrullo? Pues no lo es. Muchos padres olvidan pronunciar estas palabras, ya sea por suponerlas evidentes o por la inercia del día a día. Estas palabras son mágicas: Dotan de autoconfianza a nuestros hijos y son un seguro para su estabilidad emocional. Pronúncialas, sin duda, todas las veces que haga falta.

 

2.“Eres muy importante para mí”/”Estoy orgulloso de ti”

Nuestros hijos nos exigen mucho tiempo y esfuerzo. Y lo perciben.

Algunos adultos de hoy, niños de ayer, acuden a terapia sintiendo haber sido un estorbo en la vida de sus padres, o sintiéndose insignificantes para ellos y para el mundo. No lo dudes: Hazle sentirse importante.

 

3.“Eres una persona única en el mundo, irrepetible, y si no te realizas, se habrá perdido algo.”

Parece redundante, pero esta frase de la gran Martha Graham, (la valiente creadora de la danza contemporánea) es una de las cosas más importantes que le tenemos que enseñar a nuestros hijos. Se van a encontrar, seguro, situaciones en la vida donde se sientan la oveja negra: Donde se sientan diferentes. Enseñarles el valor maravilloso de ser diferente, enseñarles a sentirse orgullosos de ser lo que son y defender sus pensamientos y maneras, aun cuando nadie mas las defienda, les convertirá en grandes hombres y mujeres.

10269500_447706202031528_8378993721882450421_n

4.“Tienes tiempo. Recuerda que nunca es tarde”

Parecen innecesarios este tipo de mensajes pero no lo son en absoluto: Relacionarse de forma sana con el tiempo es crucial. Muchos trastornos de ansiedad y muchos trastornos somáticos tienen que ver con nefastas relaciones con la gestión del tiempo, sensaciones aprendidas de llegar tarde siempre, creencias de tomar las decisiones demasiado tarde, etc. Aprender a relacionarse con la dimensión temporal y a entrenar la paciencia es un seguro de vida para triunfar en las relaciones laborales y personales.

10325177_459496887519126_1337729061270945669_n

5.“Te mereces lo mejor”

Se trata de educar la fe en uno mismo. En enseñar a nuestros hijos a crees que se merecen lo mejor de las relaciones, ya sean personales, familiares o laborales. Eso les ayudará a no pasar por alto las invasiones, vejaciones o faltas de respeto, y a no ser conformistas sino exigentes con la vida.

6.“Cada vez lo haces mejor”

motivacion-en-estudiosEste tipo de frases, para referirnos a las asignaturas que cuestan a nuestros pequeños, a cuando están aprendiendo algún deporte o incluso cuando están aprendiendo a andar o a hablar, educan su perseverancia.

Le dan un refuerzo positivo directo a los pequeños esfuerzos que les alienta para la victoria final. Es una frase mucho más poderosa que “venga, sigue intentándolo”.

Es un motivador incomparable.

7.“Todo irá bien”

En el artículo sobre las 10 frases que nuestros hijos nunca deberían escuchar, hablábamos de cómo frases excesivamente aprehensivas o amenazantes no lograban su objetivo de proteger a nuestros hijos sino que fomentaban sus miedos. Sin embargo, esta frase, concisa y simple, inunda de confianza en el futuro a quien la escucha. No importa lo que pase, la confianza en el futuro mueve montañas.

8.“¿Ves? Has sido capaz de hacerlo y serás capaz de lo que te propongas”

Pequeñas victorias en la vida pueden ser grandes enseñanzas para las grandes batallas del futuro. Sentir la experiencia de conseguir algo que les ha costado, les hará enfrentarse a los momentos difíciles y a los grandes retos con una disposición positiva.

 

 Rocío Carballo

Psicóloga psicoterapeuta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies