Hoy lamentamos profundamente tener que dar esta noticia  pero no debe quedar impune nadie que sea responsable de lo que ha llevado a una persona de 16 años a quitarse la vida.

Ser una persona cis te da derechos y privilegios que las personas trans no tienen a priori. No tienes que demostrar quién eres, o al menos no de la misma forma que las personas trans.

Ekai era un joven que luchaba cada día por ser reconocido como lo que era desde su nacimiento, un chico. No parece que sea tan difícil pero su día a día era una lucha constante que no ha podido soportar.

Ana y Elaxar, madre y padre de Ekai, hoy lloran por la pérdida de su hijo como nadie que no lo haya pasado puede imaginar. Hoy es el día de llorar por esta pérdida pero también es el día de seguir luchando por los derechos de unas personas (nuestros hijos, hijas e hijes) que no tienen más forma de luchar por ello que siendo quienes son y tratando de ser aceptados. Es inconcebible que personas con 5, 10 ó 15 años sientan en sus jóvenes pieles el estigma de no verse reconocidos, las miradas desconfiadas, las preguntas inquisidoras sobre su persona. No hay derecho a que una niña de 8 años venga del colegio diciendo que no le dejan llevar el uniforme “de chicas” porque es un chico. De verdad, algo no estamos haciendo bien. ¿Quién es nadie en la vida de otra persona para prohibirle ser quien siente ser?

Me gustaría lanzar esta reflexión porque veo y siento cada día la lucha de madres y padres tratando de conseguir justicia para sus hijos, hijas e hijes y, aunque a veces es muy gratificante ver como se significan como personitas, es muy duro pasar por esos procesos en los que no siempre tenemos el apoyo necesario, las fuerzas, los conocimientos para saber qué hacer y cómo apoyarles. Y mientras que tratamos de conseguir que se sientan con fuerzas para enfrentarse a un nuevo día cada mañana, los transfobos campan a sus anchas diciendo que piensan saltarse a la torera las leyes LGTB como bien ha publicado Carla Antonelli.

Chrysallis Euskal Herria denuncia la cantidad de trámites que tienen que superar las personas trans: el registro para tramitar el cambio de nombre, conseguir el tratamiento hormonal que necesitan, el cambio de nombre en el registro, enfrentarse a psicólogos, psiquiatras y demás especialistas que determinen si alguien es o no es quien dice ser o querer ser.  Demasiado para una persona que ha empezado a vivir hace tan poco tiempo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies