El viernes Alemania vivió un momento histórico, se aprobó por fin el matrimonio igualitario y la adopción homoparental, una asignatura pendiente en un país donde un rotundo 80% estaba a favor de la aprobación.

Según una entrevista de la canciller alemana, Angela Merkel, a la revista Brigitte, conocer a una pareja de lesbianas le hizo cambiar de opinión a su mentalidad cerrada con respecto al amor homosexual.

Se llaman Christine y Gundula Zilm, y Merkel las conoció en el invierno de 2015.

“Viví una experiencia que me conmovió en mi circunscripción electoral de nacimiento”, explicó. Allí la canciller tuvo la oportunidad de charlar con una de sus electores, Gundula Zilm, a quien le comentó que lo le hacía retroceder en su decisión de aprobar el matrimonio igualitario era “el bienestar del niño”.

Entonces Gundula Zilm le propuso a la Merkel que las visitara. “Venga a visitarme a mi casa, donde vivo con mi pareja lesbiana y ocho niños adoptados. Viven con nosotras desde hace tiempo y pienso que les va bien”.
“Si las agencias de protección de la infancia confían en una pareja lesbiana con ocho hijos adoptados, entonces el Estado no puede seguir utilizando el bienestar del niño como un argumento en contra de las adopciones”, comentó la canciller antes de añadir: “Me gustaría orientar el debate hacia una dirección que plantee una decisión de conciencia, en lugar de querer imponer algo”.
Fue así como, durante esa entrevista, Angela Merkel levantó su oposición de principio al matrimonio entre parejas del mismo sexo. En 2013, se opuso de forma rotunda, manifestando su temor por las posibles consecuencias sobre el bienestar de los hijos de las parejas casadas. Su partido democristiano (CDU) también se opuso, principalmente por no irritar a su electorado más conservador.

Evidentemente, hubo otros motivos —más políticos— que motivaron este giro. La canciller tenía la presión de sus adversarios políticos sobre esta cuestión social. “Angela Merkel sabía que esta cuestión iba a plantearse de forma muy concreta tras las elecciones”, señala a Franceinfo Hans Stark, especialista en política alemana. Al declararse abierta al voto, Angela Merkel daba un paso adelante, dejaba a los diputados de su partido elegir y se redimía de algún modo del resultado de la votación. Por otro lado, ella misma ha votado contra el proyecto de ley, lo que demuestra que, si bien esta pareja lesbiana tuvo un impacto sobre ella, se trata más bien de una estrategia política.

Han bastado 38 minutos para que los diputados se decidan sobre la cuestión.

Christine y Gundula Zilm ya lo celebraban: “Cuando se confirme que se ha aprobado, lo primero que haremos será ir a comernos unos helados con los niños. Se pondrán locos de alegría”.

 

Fuente: Huffington Post

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies