En su reciente libro Los mundos posibles. Un estudio sobre la literatura LGBTTTI para niñxs, la periodista Gabriela Larralde se interroga sobre la manera en que la literatura infantil retrata a las familias homoparentales y cómo aparecen representadas las identidades de género en este tipo de relatos.

El trabajo de la escritora comenzó en 2011 cuando detectó un campo escaso de información sobre los tipos de libros centrados en temáticas de identidad de género disponibles en el mercado: habló con libreros, editores y autores y así le fue dando forma a su texto, que ahora pasa a ser el primero en la materia sobre literatura infantil centrada en sexualidades alternativas.

“Fui hija de padres separados, en épocas en que el divorcio no era moneda corriente -relata Larralde en una entrevista con Télam-. No me ve veía reflejada en los libros que leía porque eran los típicos que presentaban a mamá, papá y los hijos, todos unidos y sin grandes conflictos”.

La autora, nacida en Buenos Aires en 1985, recuerda que una vez le llegó a sus manos un libro con el que realmente se sintió identificada: Historia de un primer fin de semana de Silvia Schujer, donde retrataba su situación de hija de padres separados.

Durante su paso por la Universidad de Buenos Aires, donde se recibió de licenciada en Ciencias de la Comunicación, Larralde eligió como eje de su tesis de grado realizar un análisis crítico de algunos cuentos y novelas para niños.

Los mundos posibles

Luego su campo de investigación se centró en historias que tuvieran, por lo menos, “un personaje o tema que pudiera inscribirse dentro del campo LGBTTTI (Lesbianas, gais, bisexuales, transgénero, travestis, transexuales e intersexuales), publicados entre el 2000 y 2012 en Argentina y el resto del mundo”, sostiene.

Según datos del último censo realizado en 2010, en la Argentina hay 24.228 hogares con parejas del mismo sexo y 5.079 familias cuyo núcleo está constituido por dos hombres o dos mujeres.

Otro de los datos que movió a la investigación a la periodista fue que hay aproximadamente 7.600 niños/as con familias homoparentales, en el marco de la nueva legislación, que ya están en edad escolar o que lo estarán en el próximo año, según informa en el libro.

A partir de estos datos, Larralde se preguntó: “¿Qué pasa con esos niños y niñas, encuentran a su familia en los libros que leen; sus compañeros encuentran a sus familias en los cuentos que reciben, y la literatura infantil abarca esos temas?”.

“El objetivo es describir y analizar los modos de representación de sujetos, prácticas y relaciones sociales, disidentes de la normativa heterosexual en la literatura para niños/as”, comenta en su libro Larralde.

“La mayoría de los cuentos son maravillosos (incluyen un elemento mágico o maravilloso) o realistas (buscan asemejarse a la realidad) -aclara-; no existen muchos cuentos del tipo bestiario, donde los protagonistas sean animales, ni cuentos de ciencia ficción, ni de terror o suspenso”.

“En esos relatos maravillosos se ve claramente que la mayoría tienen como protagonista a un hombre o una mujer y no a una familia homoparental, en cambio en los realistas la mayorí­a de las historias están enfocadas en retratar familias homoparentales”, asegura.
“Los mundos posibles…”, editado por Blatt & Ríos, recorre más sesenta títulos publicados en todo el mundo en los últimos 14 años, que son analizados y reconstruidos minuciosamente por Larralde, que investiga el impacto de estas historias a la luz de las transformaciones socioculturales.

En Estados Unidos en 1989 se publicó “Heather has two mommies”(Paula tiene dos mamás), de Leslea Newman, el primer cuento de que se tiene registro sobre una familia homoparental.

Otro de los libros precursores para dar comienzo al auge del género fue “Rey y rey”, de Linda de Haan y Stern Nijland, editado en Holanda en el año 2000.

La escritora Sofía Olguín, directora de la editorial “Bajo el arcoiris”, el ilustrador Fernando Belisario y el escritor Dani Umpi son algunos de los entrevistados que dan su visión en el libro de Larralde acerca del tema.

La escritora anhela que este tipo de textos tengan más espacios en las góndolas de las librerías y que “sus personajes no constituyan el foco de la narración, sino que se conviertan en un elemento más dentro de la historia, una realidad más”.

Fuente: Telam

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar