Tras un calvario que ha durado más de un año, la Justicia de Tailandia ha concedido la custodia de Carmen, a sus verdaderos padres: el valenciano Manuel Santos y su marido, el estadounidense Gordon Lake.

La pequeña, nació el 17 de enero de 2015 mediante gestación subrogada, pero la negativa de la madre gestante a renunciar a la niña en el último momento les llevó a una larga batalla legal que ha acabado este martes. “Carmen crecerá con su familia, con su hermano, en su casa de Valencia”, ha anunciado la pareja a través de Facebook, en un emotivo texto en el que dan las gracias a todas las personas que les han ayudado. “Amamos Tailandia. Prometemos volver e inculcar a nuestros hijos el amor por este país. Carmen es medio tailandesa y estamos muy muy orgullosos de ello”, agrega y considera que “hoy es un gran día para el amor, para la familia, para la verdad y también para los derechos LGTB”.

justicia tailandesa

Manuel junto a su marido Gordon y sus dos hijos

La menor, concebida con el esperma del norteamericano y el óvulo de una donante anónima, ha estado todo este tiempo en Bangkok bajo el cuidado de Manuel y Gordon, que no ven la hora de regresar a España, donde residen, después de quince meses sin poder moverse de allí. No obstante, aún tendrán que esperar unos días. El borrador de la sentencia, sobre la que cabe apelación, debe ser ratificado y firmado por el magistrado y tienen que solicitar el pasaporte estadounidense para la pequeña.

Además, la mujer expresó también sus reservas debido a que los padres “no son normales”, en referencia a su orientación sexual, y una representante suya llegó a insinuar que eran traficantes de personas. Ante estas acusaciones, el matrimonio interpuso una denuncia por difamación y proseguirá con una demanda civil para “tratar de compensar los daños causados”. “Continuaremos con todas las causas”, ha aseverado Manuel este martes a las puertas del tribunal, del que ha salido con los brazos extendidos en señal de victoria y sin poder contener las lágrimas. Esos litigios judiciales seguirán su curso, pero ahora Manuel y Gordon van a centrarse en volver a casa y en recuperar sus vidas.

Manuel celebrando la victoria tras conocer la sentencia

Manuel celebrando la victoria tras conocer la sentencia

Ver también “Papá, papi y yo”, cuento infantil sobre gestación subrogada

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies