Se trata de la historia de los hermanos Maines que nacieron como gemelos idénticos. Su vida fue todo prácticamente igual, pero desde muy pequeño, Wyatt se sintió diferente a su hermano Jonas. El niño sentía que no correspondía con quien era, una niña.

Una pareja norteamericana de Illinois adoptó a los bebés tras intentar formar una familia durante años. Estaban felices cuando lograron cumplir el sueño con estos niños. Por eso, desde que llegaron a su casa, Wayne y Kelly, los afortunados nuevos padres, prometieron apoyarlos y ayudarlos en todo. Y vaya que lo cumplieron.

Cuando Wyatt tenía dos años le dijo a su padre que odiaba su pene y al tiempo le preguntó a su madre cuándo podría empezar a ser una niña. La pareja escuchó las necesidades del menor, por lo que buscaron ayuda de un especialista. “Yo sabía que Nicole era diferente. No sabía lo que era. Yo no sabía que ella era trans a los tres años, yo sólo sabía que ella no era como el otro gemelo”, explicó Kelly al noticiero de la cadena norteamericana ABC. “Ella jugaba como una niña, siempre quería vestirse como un personaje de chica, así que sabía que había algo diferente en ella”, agregó.

Sin embargo, el padre de los gemelos tuvo un poco más de problemas para aceptarlo. “Cuando nacieron los gemelos tuve un sueño. Ya sabía qué tipo de rifles para cazar ciervos iba a comprar, y cuando tuvieran dos años, yo ya los habría comprado para cuando fueran mayores”, dijo y agregó que también deseaba que se unieran al equipo de fútbol, baloncesto y varios otros deportes.

Cuando permitieron que Wyatt usara un vestido por primera vez todo cambió. El niño estaba tan emocionado, que el padre no pudo más que alegrarse por él. “Empecé a pensar, ‘Hombre, tengo que cambiar quién soy’ tuve mirar en mi interior y decirme ‘¿De qué tienes miedo?’, me pregunté, ‘¿Cuánto amas a tu niño?’ e hice lo que era correcto”, explicó.

Por su parte, Wyatt, nunca tuvo miedo de contarle a la gente quién era y explicaba que era “un niño que quería ser una niña”. A los ocho años el cambio fue completo y comenzó a usar oficialmente el nombre de Nicole. “Ser una chica sentaba bien”, explicó. “Era como lo que se suponía que tenía que ser, y nunca he mirado atrás. Nunca he sentido que tomé la decisión equivocada. Nunca he sentido que estoy haciendo las cosas mal con mi vida”, dijo la joven.

Respecto a su hermano Jonas, él durante todo este tiempo no hizo más que apoyarla y defenderla cada vez que alguien se atrevía a molestarla en la escuela. “Cuando era pequeño mi padre me dijo que cuidara de ella y la protegiera. Que hiciera lo que tuviera que hacer”, recordó. “Así que fue una gran responsabilidad que tuve que llevar a todas partes durante un montón de años”, agregó.

2d72808500000578-3274371-image-a-7_14449351134021

Nicole comenzó a usar el baño de chicas de su escuela, hasta que un día el abuelo de una de sus compañeras se quejó. El colegio lo prohibió y la familia tuvo que demandar a la institución por discriminación.

Tras ganar la demanda, Nicole se convirtió en una especie de rostro de la causa y hoy acaba de lanzar un libro contando su historia: Becoming Nicole: The Transformation of an American Family (“Convirtiéndome en Nicole: La transformación de una familia americana”).

2d71601f00000578-3274371-image-a-1_1444925925198

Hace algunos años, Nicole se sometió a una cirugía de reasignación de sexo y hoy vive junto a su familia y su novio.

Fuente: El Dínamo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies