No sé vosotros pero cuando yo salí del armario, todos, madre, tíos, tías, me pidieron que por favor no lo hiciera con la abuela.

Al parecer la noticia de que su nieta mayor era lesbiana era a los ojos de mi familia tan impactante como una bomba atómica, y me aseguraban que le haría un daño irreparable y bla, bla.

Como la desobediencia es lo mío, se lo dije igual, un día que viajábamos en autobús juntas. Le conté que esas amigas mías que ella tanto quería en realidad habían sido mis novias y que yo era lesbiana.

Lee también: 4 de cada 5 abuelos aceptan a sus nietos LGTB

Lloró y le sentó muy mal. Me dijo que hubiera preferido no saberlo nunca. A mi eso me dolió. Nuestra relación cambió durante unos años, yo solía ser su nieta preferida pero al parecer ser lesbiana me convertía directamente en una pecadora que se había desviado del camino.

Han pasado muchos años y mi abuela y yo hemos vuelto a tener una relación muy cercana y afectuosa, aunque de vez en cuando suelta un «ojalá encontraras un buen hombre», yo solo me río.

Lee también: Una abuela a su nieta: «siempre me han gustado las mujeres, no los hombres»

Como mi historia ha sido esta, me conmueve enormemente contaros otra, una que le ocurrió a una chica argentina. Abril.

Abril es lesbiana y tiene novia. Lo sabía su entorno pero no sus abuelos, así que aprovechó una reunión familiar para hablar con ellos y contarles que estaba enamorada.

La primera reacción de sus abuelos fue buena, comprensiva. Pero lo realmente conmovedor vino después, cuando Abril se fue a dormir y se despertó a la mañana siguiente con los siguientes mensajes en su móvil:

Lee también: Esto es lo que hace una gran abuela cuando su nieta sale del armario

“Querida Abril: sos tan buena y transparente que mi corazón ya lo presentía hace tiempo. Cuando el amor es sincero y honesto no hay barreras sociales, raciales, culturales o de género que lo tengan. Lo importante es amar no sólo con el cuerpo sino también con el alma. Te deseo la mayor de las felicidades. Será un gusto conocer a tu nuevo amor. Te amo, tu abuelo”, escribió su abuelo de 76 años.

Pero eso no fue todo, porque la abuela también le dedicó unas palabras: “Hola mi princesa y nieta adorada. Vos sabes que desde el día que naciste sos mi amor. Me lo dijiste vos, eso me llegó al corazón, por verte feliz. Y bueno, adelante. Entendí que tengo que aprender muchas cosas y vos me enseñaste, que es bueno. Tu felicidad es la mía. Te amo”.

No sé vosotros pero me derrito de amor con estos mensajes, y de deseos que los abuelos del mundo acojan con palabras similares a sus nietos LGTB.

Abril compartió en sus redes sociales los mensajes, los que han tenido cientos de miles de me gusta.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.