El padre Ángel es famoso no solo en Chueca, el barrio donde está La Iglesia de San Antón. También es famoso en Madrid y en el país entero. Es rebelde a la hora de defender su iglesia, alejarla de la discrminación y dejar claro que es un lugar para todos y todas.

La Iglesia de San Antón está abierta 24 horas, tiene wifi, acepta la entrada de mascotas, y las personas desfavorecidas pueden acceder a un plato de comida.

padre-angel

Pero también hay otra razón por la que este sacerdote es famoso. Es uno de los pocos que bautiza a niños sin importar cómo sea su familia: padres gais, madres lesbianas, madre soltera, padres divorciados, etcétera. “Cómo es posible que en el siglo XXI yo tenga que ver a una mujer llorar porque pensó que nunca ningún sacerdote iba a querer bautizar a su pequeño”, dice.

En una entrevista al diario El Español, comenta sus razones:

¿Qué necesita un niño para ser bautizado en la Iglesia de San Antón? Que su familia quiera que forme parte de esta Iglesia. Me sorprende que me pregunten qué me tienen que traer… el libro de familia, certificados, explicaciones… a mí lo único que me parece importante es que me digan un día y una hora. Si han llegado hasta esta Iglesia y me hablan de su deseo de bautizar a su hijo… ¡quién soy yo para ponerles piedras en el camino!

En San Antón hemos bautizado a niños cuando ya tenían dos, tres, siete años… porque sus familias no encontraron antes quien lo hiciera. Decenas de hijos de solteras, muchísimos hijos de divorciados. Catorce niños con dos mamás se han bautizado en esta Iglesia en este año. Y un niño que vive con sus dos papás. ¡Y qué felices y queridos son esos niños!

Eso es lo que de verdad importa en las familias: que cuiden y amen al niño que crece a su lado.

Aquellos que maldicen o que se niegan a bendecir, sobre todo si son sacerdotes o cristianos, esos deberían dedicar el resto de su vida a rezar pero lejos de la gente… no hay derecho a como se trata a los homosexuales, a los drogodependientes, a los discapacitados… he dado la primera comunión a niños discapacitados de trece o catorce años, porque nadie había querido hacerlo antes, ¿dónde está la misericordia? ¡Esos niños saben quién es Dios, quieren pertenecer a nuestra iglesia y no hay derecho a que nadie les ponga problemas!”

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies