Es lo que ha afirmado el periodista ruso Arkady Mamontov en su programa Special Correspondent. «Ha sido como castigo a Rusia por tolerar a las personas LGTB».

Porque el primer país que se nos viene a la cabeza cuando pensamos en países tolerantes con las personas LGTB es Rusia.

El meteorito en cuestión cayó el pasado 15 de febrero y encendió  el cielo de Chelyabinsk de madrugada. Produjo una serie de ondas de choque que causaron daños materiales en varios edificios e hirieron aproximadamente a 1.500 civiles.

«Esto es un aviso para todos de que tenemos que conservar nuestras tradiciones, la familia, el amor tradicional. De lo contrario, el meteorito de Chelyabinsk no será lo único que nos golpee, algo más grande vendrá», dijo este trol televisivo. Sin embargo, se negó a desvelar qué sería ese algo exactamente, aunque sería sin duda algo muy muy malo.

Entonces añadió: «Sé que los sodomitas (como deberíamos llamarlos en lugar de ‘homosexuales’) reaccionan exasperados ante esta historia.»

También acusó a Occidente de intentar «destruir Rusia» al apoyar los derechos LGTB.

Sus declaraciones han provocado gran revuelo entre los defensores de la causa LGTB.

El grupo Russian LGBT Network presentó el jueves una denuncia contra Mamontov por incitación al odio. El presidente de la organización, Igor Kochetkov, dijo que Mamontov afirmó que los gays y las lesbianas quieren «destruir la Rusia [tadicional]».

La abogada especialista en derechos humanos Maria Bast calificó el hecho de que el programa se emita en una cadena nacional de «una manifestación de cómo, poco a poco, se va suprimiendo el pensamiento independiente en Rusia». También declaró que el programa destila «fascismo e intelorancia.»

Los grupos activistas por los derechos LGTB en Rusia ratifican que los asaltos y agresiones a personas LGTB han aumentado dramáticamente desde que el país aprobó una ley que ilegalizaba la promoción de «propaganda gay» a menores de edad.

Fuente: HRV Blog

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.