Situación: un bar, dos hombre y una partida de dardos. Por un lado, tenemos a un chico de 41 años, hasta la fecha heterosexual, que había estado felizmente soltero durante siete años cuando tuvo lugar un encuentro casual con otro chico mientras jugaba una partida de dardos en un pub con un amigo. Comenzó a hablar con él (a quien llama James) y pasó algo extraordinario.

“Bebimos bastante y nos estábamos divirtiendo mucho. Mi amigo dijo que quería irse, pero James y yo lo estábamos pasando bien, así que decidimos quedarnos un poco más».

Al final de la noche, los dos hombres fueron a la casa de James para seguir jugando y conversando en su sala de juegos.

“James se parece mucho a mí, nunca se casó y es un tipo con mentalidad profesional. Las cosas dieron un giro en la conversación cuando James me preguntó sobre mi sexualidad. Me preguntó si alguna vez tuve una fase o si experimenté. Me reí un poco y dije que no, eso no era algo que hubiera hecho nunca”.

VER: Los hijos de lesbianas se identifican menos como heterosexuales

VER: Amor en la tercera edad: historias LGTB que nos inspiran

Al final de la noche, los dos hombres intercambiaron números y se despidieron. Se reunieron nuevamente al día siguiente y se enviaron mensajes de texto constantemente durante toda la semana, organizando otra quedada para el siguiente fin de semana, esta vez con el amigo que había estado allí el día que se conocieron.

«Todos lo pasamos genial, James cocinó para nosotros, comimos y bebimos mucho, pasamos tiempo en la piscina, lanzamos dardos, fue una maravilla. Después mi amigo se fue y nosotros hablamos de todo en la piscina hasta las 2 de la madrugada»

Al despedirse, James en vez de darle la mano lo abrazó y él en vez de sentirse incómodo deseó que lo hiciera. Comenzaba a tener que pensar qué estaba pasando, pero se dejaba fluir con la situación.

“Pensé en lo que siento por él y he concluido que es lo mismo que sientes cuando conoces a alguien de quien te enamoras. Estoy desgarrado en cuanto a qué hacer, porque amo este sentimiento y creo que me estoy enamorando de este chico. Se siente tan extraño escribir eso, pero creo que es verdad».

El hombre planeaba contarle a su nuevo amigo acerca de sus sentimientos durante una caminata. Había preguntado a sus amigos de la web Reddit y la mayoría le animaba a dejarle claros sus sentimientos y ver qué pasaba.

VER: EL alcalde de Río censura un cómic por un beso gay

“Caminamos por un sendero durante la mayor parte del día antes de parar para descansar. Cuando tuve la oportunidad de conversar mencioné que había pensado en su pregunta acerca de que si yo había tenido un experimento con algún hombre y le dije que aunque nunca había tenido uno o no lo había considerado hasta ese momento, pensé que podría ten curiosidad por probarlo». Pero su cita terminó como el resto debido a sus nervios y volvieron a quedar días después.

“Había estado pensando toda la noche en que le besaría, pensando que sería más fácil con algunas copas. Cuando me iba fui a darle un abrazo y, cuando me alejé, mantuve mis brazos alrededor de su espalda, lo dejé retroceder hasta que se separó, me miró a la cara y sonrió. Tenía una especie de sonrisa confusa en su rostro, yo tenía una en la mía. Y ERA FUEGOS ARTIFICIALES EN MI ESTÓMAGO«.

El hombre terminó su publicación diciendo que tenía otra cita prevista para el lunes, cuando planeaba decirle a James cómo se sentía. Hasta entonces, esperamos con la respiración contenida porque nos ha encantado esta bonita historia de amor en la que un hombre heterosexual se deja llevar y fluir por lo que siente y no por cómo la sociedad les dice a los hombres que tienen que comportarse. Esperamos que James y él se den una oportunidad y nos revelen sus nombres o, al menos, nos envíen una bonita foto para compartir.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.