Nos encantan estas noticias, nos encanta contarte que miembros de nuestro colectivo alcanzan puestos políticos que antes parecían vedados para nosotros cuando nuestra orientación sexual era visible.

¿Qué Grecia ha tenido antes políticos y políticas gays y lesbianas? No nos cabe duda, pero que estos políticos puedan decirlo abiertamente, y hacer de su orientación sexual un arma de lucha para mejorar los derechos, es otra cosa. Se requiere valentía y estar dispuesto a convertirse en el blanco de ofensas de todos esos cerebros que aún no digieren bien la diversidad.

Lee también: Carta de un padre gay a Pedro Zerolo

Hoy queremos contarte de Nicholas Yatromanolakis, que se ha convertido en el ministro de cultura griego y que es un orgulloso hombre homosexual.

Tiene 44 años y el año pasado fue nombrado Secretario General de Cultura Contemporánea. Ahora ha sido nombrado Ministro. Nunca un hombre abiertamente gay había ocupado en Grecia un puesto de tanta responsabilidad política.

Lee también: Putin: mientras yo sea presidente no habrá matrimonio gay y solo mamá y papá

Siempre ha sido luchador por los derechos LGTB y por los derechos de los más débiles. Así fundó su propia ONG para ayudar a los refugiados e inmigrantes a acceder al mercado laboral, Refergon.

Las asociaciones LGTB griegas han celebrado su designación con mucha esperanza para abrir camino a otros políticos gays, lesbianas, bisexuales y trans.

Lee también: Grecia aprueba por fin las uniones civiles homosexuales, a pesar de la oposición de la iglesia

En sus redes sociales se define como padre de su perro y su gato. Aquí puedes conocerlos:

Tomando en cuenta que en Europa la situación de los derechos LGTB se pone muchas veces en duda, como sucede ahora mismo en Polonia, donde las violaciones a nuestros derechos humanos son impactantes, celebramos noticias como la de Grecia.

Una Respuesta

  1. feminiateo

    Está muy bien que haya en Grecia un ministro abiertamente gay, aquí probablemente tendremos el segundo. Pero la LGBTfobia sigue en la sociedad y tenemos que continuar enfrentándonos a ella. Creo que debemos construir movimientos más fuertes, donde la gente se relacione de una manera más estrecha y para ello tenemos que dejar atrás esa época de individualismo exacerbado de la que venimos. Son muy positivas también las alianzas con los feminismos. Las personas que no respondemos a lo que el heteropatriarcado esperaría de nosotras tenemos que estar más organizadas, al menos tanto como la gente conservadora, que se reúne un rato todos los fines de semana en sus templos. En torno a una nueva religión atea/agnóstica, no dogmática, feminista, antirracista, ecologista y aliada de los movimientos LGTBIQ, lo conseguiríamos, y seguramente se formarían muchas comunidades. En infinito5.home.blog escribo sobre ella.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.