Desde que soy madre he conocido a varias familias como la mía, cuyos bebés han nacido gracias a la donación de semen.

Varias familias de dos mamás, o una sola madre soltera, lesbiana o heterosexual.

En común tenemos todas el haber dado a luz a niños muy buscados y deseados, y aunque nos sentimos muy felices y orgullosas de nuestras familias, también he descubierto que muchas tenemos en común dudas, preguntas o inseguridades con respecto a cómo pueden sentirse nuestros peques al ser socializados en un mundo tan heteropatriarcal sin muchas referencias de diversidad familiar. ¿Preguntará por su donante? ¿Tendrá curiosidad? ¿Será feliz?

VER: Family Dreams: la nueva comunidad online para quienes queremos ser madres a través de la donación de esperma

Navegando por internet he encontrado una entrevista que me ha encantado. Cryos, el banco de semen más grande del mundo, con la mayor cantidad de perfiles de donantes, tiene un blog donde puedes encontrar varias historias de familias como la nuestra y variada información.

En el blog de Cryos he conocido a Emma Gronbaek, una chica de 22 años que nació gracias a la donación de esperma. Emma cuenta que sus padres siempre fueron muy abiertos en cuanto a que ella nació gracias a la donación de semen, que lucharon mucho para poder tenerla, en sus palabras “siempre me sentí como la niña más deseada del planeta”.

Cuando era bebé mis padres me hicieron un libro infantil con la historia de cómo y por qué era una niña nacida por donación. Era un libro con dibujos y fotos de amigos y familiares. Lo leíamos por las noches y con el tiempo fui entendiendo más y más”.

VER: Testimonios de hijos adultos de lesbiana desmontan los mitos lesbófobos

Ante la pregunta de si hubiera deseado que su familia fuera diferente Emma responde que no. Que está encantada, que claro que tuvo días malos en su adolescencia donde hubiera deseado otras cosas, pero esa sensación no duró ni siquiera un día completo.

Sé quienes son mis padres

“Nunca he deseado conocer a mi donante o a otros niños nacidos de ese mismo donante. Sé quienes son mis padres. Estoy agradecida con él y con su decisión de ser donante pero no lo quiero como parte de mi vida. Solo le deseo lo mejor en la vida”.

Emma aconseja a madres y padres de niños nacidos gracias a la donación de esperma y de óvulos que sean muy sinceros y naturales a la hora de transmitir la información y contar las historias. “Es muy importante que no se asocie con algo malo. Si los padres están nerviosos e inseguros transmitirán esos sentimientos” .

En el blog de Cryos también encontré una interesante entrevista a la investigadora Susan Golimbok, directora del Centro de Investigaciín Familiar de la Universidad de Cambridge.

En 2017 presentó un completo trabajo que duró 3 décadas sobre el bienestar psicológico de los niños nacidos por donación de esperma. El resultado daba cuenta de que nuestros hijos están bien adaptados y no presentan diferencias con el resto de los niños.

Eso sí, se observó que los niños que saben desde pequeños, antes de los 6 años, cómo han nacido, presentan en la adolescencia una mejor y más estrecha relación con sus padres que aquellos a los que se les oculta esta importante información.

Aquí puedes ver la entrevista completa:

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.